Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 20 de septiembre de 2021
  • Actualizado 21:56

Argentina dice adiós a los Juegos y a Scola tras caer ante Australia (97-59)

El duelo no dio para más en lo deportivo, pero sí en lo emotivo. Cuando Luis Scola se retiró al banquillo en el último minuto, el partido se detuvo en el Saitama Super Arena.
Luis Scola (c) traslada el balón en su último partido con la selección argentina de baloncesto, que cayó ante Australia por Tokio 2020. EFE
Luis Scola (c) traslada el balón en su último partido con la selección argentina de baloncesto, que cayó ante Australia por Tokio 2020. EFE
Argentina dice adiós a los Juegos y a Scola tras caer ante Australia (97-59)

En una noche Argentina dijo adiós a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y a Luis Scola, que disputó su último encuentro con la albiceleste, derrotada por una Australia (97-59) que impuso el ritmo de partido, bajó las revoluciones del rival al mínimo y se citó con Estados Unidos en las semifinales.

El adiós de Argentina a los Juegos es el adiós de Luis Scola, campeón olímpico en Atenas 2004, bronce en Pekín 2008, ysuperviviente de la 'Generación Dorada'. Dijo adiós el mismo día y en el mismo lugar que lo habían hecho horas antes los españoles Pau y Marc Gasol. Figuras internacionales que ya no defenderán a sus países.

La derrota albiceleste, y el final de su líder, estuvo provocada por una Australia que maniató el baloncesto alegre y a la carrera que tanto disfrutan Facundo Campazzo (9 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias este martes) y Nicolás Laprovittola (16 puntos y 4 asistencias). El equipo oceánico, provocó 17 pérdidas rivales y manejó un magnífico acierto al triple (17 aciertos de 38, 45%) para meterse en la pelea por las medallas.

Patty Mills (18 puntos y 4 asistencias), Nic Kay con un 'doble-doble de 10 puntos y 10 rebotes y Matisse Thybulle (12 puntos y 5 capturas) sostuvieron al conjunto 'boomer', que acabó dándose un festival en los minutos finales (37-11 en el último cuarto) jugará las semifinales en busca de la medalla que España le negó en Río 2016.

Argentina sí consiguió correr al inicio, conducida por Campazzo a un ritmo vertiginoso y sostenida por Marcos Delía, un titán en la pintura con todos los rivales que le pusieron (8-15, min. 6). A los australianos, de un tempo más pausado, les costó entrar, aunque Mills y Thybulle acortaron para el 18-22 final de cuarto.

Los 'Boomers' fueron consiguiendo que el duelo se jugara a su estilo frenando las carreras de Campazzo, y en ese juego más posicional voltearon el electrónico (29-24, min. 14). La zona australiana dificultaba el tiro exterior albiceleste y por dentro solo sumaba Gabi Deck, que acabó con 12 puntos y 10 rebotes, con lo que la ventaja oceánica se mantenía y solo un final inspirado de Vildoza recortó la renta al descanso (39-33).

Jock Landale, desde la línea de 6,75 metros, puso a Australia en ventaja para darle una estocada al partido (47-37, min. 23) ante un conjunto argentino que no podía correr y tampoco encontraba las puertas para romper la defensa rival.

Deck cuadró dos triples que parecían el inicio de una recuperación promisoria, pero siempre había un jugador amarillo listo para dar la réplica, en este caso Dante Exum, tanto desde la línea de tres puntos como en la penetración, y la renta australiana al final del tercero era ya de 12 puntos (60-48).

El parcial de los 'Boomers' seguía activo, y con el 13-0 del último cuarto, liderado por Joe Ingles ya eran más de cinco minutos sin anotar del conjunto suramericano, que veía las semifinales cada vez más lejos tras los triples de Ingles y Chris Goulding (73-48, min. 33).

Sergio 'Oveja' Hernández llamó a los suyos y recuperó el quinteto inicial con Luca Vildoza en lugar de Nico Brussino. Pero nada salía a los albicelestes, y el banquillo australiano celebraba cada defensa como una medalla. Para cuando Delía consiguió embocar una bandeja, la renta era ya casi de 30 puntos (79-50, min. 36).

El duelo no dio para más en lo deportivo, pero sí en lo emotivo. Cuando Luis Scola se retiró al banquillo en el último minuto, el partido se detuvo en el Saitama Super Arena.

Todos, jugadores, árbitros, deportistas que veían el duelo como público, medios de comunicación y trabajadores de la realización televisiva se fundieron en un aplauso de varios minutos para homenajear al miembro de la 'Generación Dorada' y campeón en Atenas 2004, hecho un mar de lágrimas en su último duelo olímpico. Sus llanto es el de Argentina, que se despide de Tokio 2020.