Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 01:49

Usan dexametasona para tratar pacientes graves de COVID-19

Dexametasona.
Dexametasona.
Usan dexametasona para tratar pacientes graves de COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró ayer los progresos conseguidos en Reino Unido con el uso de dexametasona, un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo, para tratar a pacientes críticos de COVID-19, y felicitó a la Universidad de Oxford y el Gobierno británico por el hallazgo.

“Es el primer tratamiento que ha mostrado ser capaz de reducir la mortalidad en pacientes con coronavirus, COVID-19, que requirieron oxígeno o ventilación”, destacó en un comunicado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien extendió su felicitación a los hospitales británicos “que contribuyeron en el descubrimiento científico para salvar vidas”.

La organización con sede en Ginebra se hizo eco de los estudios publicados ayer por la Universidad de Oxford en los que se indica que la mencionada dexametasona, un esteroide, ha reducido en hasta un tercio la mortalidad de pacientes con respiradores y en un quinto la de los que necesitaron oxígeno.

La OMS recalcó que estos buenos resultados sólo se han observado en pacientes graves.

La dexametasona se ha utilizado desde la década de los 60 del siglo pasado para reducir la inflamación en diversas enfermedades, incluyendo en pacientes con cáncer, y desde 1977 se encuentra en la lista de medicinas esenciales de la OMS, por lo que no está sujeto a patente y por ello es disponible con facilidad en todo el mundo.

La OMS señaló que coordinará análisis de los resultados para mejorar la información sobre el tratamiento y actualizará sus guías clínicas de actuación para el cuidado a pacientes con COVID-19, una enfermedad que ha afectado a casi ocho millones de personas en el planeta.

Según estimaciones de los investigadores británicos, si ese fármaco hubiera estado disponible desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5.000 vidas en el Reino Unido (donde han fallecido más de 40.000 durante la pandemia).

Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de COVID-19.

2 Mil pacientes

La medicina, dexametasona, fue administrada a unos 2.000 pacientes hospitalizados y su evolución fue comparada con otros 4.000 enfermos a los que no se les prescribió el medicamento.