Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de agosto de 2020
  • Actualizado 13:48

La Unesco, preocupada por la conversión de Santa Sofía en mezquita

Una mujer vestida con un hiyab toma fotografías este jueves frente el Museo de Santa Sofía en Estambul. De acuerdo a los medios locales, un juzgado turco retrasó la decisión acerca de si este edificio declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad y que cuenta con más de 1500 años de antigüedad podría ser convertido en una mezquita, según la petición efectuada por el presidente otomano, Recep Tayyip Erdogan. EFE
Una mujer vestida con un hiyab toma fotografías este jueves frente el Museo de Santa Sofía en Estambul. De acuerdo a los medios locales, un juzgado turco retrasó la decisión acerca de si este edificio declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad y que cuenta con más de 1500 años de antigüedad podría ser convertido en una mezquita, según la petición efectuada por el presidente otomano, Recep Tayyip Erdogan. EFE
La Unesco, preocupada por la conversión de Santa Sofía en mezquita

La Unesco se mostró hoy preocupada por la decisión de las autoridades turcas de convertir la vieja basílica de Santa Sofía en una mezquita y recordó que su pertenencia al Patrimonio de la Humanidad responde a su condición de museo.

La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), responsable de las declaraciones de "Patrimonio de la Humanidad", indicó que cualquier modificación debe ser sometida al escrutinio de sus expertos y no contravenir al valor universal excepcional de todo bien inscrito.

Santa Sofía forma parte de las "zonas históricas de Estambul" y, como tal, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985, cincuenta años después de que el Estado turco reconociera el templo como un museo.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, firmó este viernes el decreto que vuelve a convertirla en mezquita.

"La Unesco ha comunicado sus preocupaciones a la República de Turquía en varios correos. Instamos a las autoridades turcas a iniciar un diálogo antes de tomar toda decisión que pueda atentar contra el valor universal del lugar", señaló la organización.

Agregó que toda inscripción en la lista del Patrimonio de la Humanidad conlleva "compromisos y obligaciones jurídicas", que pasan porque el Estado impida "toda modificación que atente contra el valor universal excepcional del bien inscrito".

En caso de que se produzca un cambio, debe ser comunicado a la Unesco y, si fuera necesario, examinado por el Comité correspondiente.

La organización recuerda que Estambul entró en esa lista, sobre todo por ser un ejemplo de "integración única de obras maestras arquitectónicas que reflejan el encuentro de Europa y Asia durante varios siglos".

Además, el acta de inscripción recoge que "Santa Sofía se ha convertido en un modelo para toda una familia de iglesias y, más tarde, de mezquitas".

Por ello, agrega la Unesco, "Santa Sofía tiene un importante valor simbólico, histórico y universal".

Para la organización es imprescindible que las diferentes comunidades puedan tener una participación "efectiva, inclusiva y equitativa" para que se garantice el patrimonio y se preserve su carácter único.

"Esta exigencia sirve a la protección y la trasmisión del valor universal excepcional del patrimonio y es inherente al espíritu de la Convención del Patrimonio de la Humanidad", señaló.