Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 16 de junio de 2021
  • Actualizado 02:58

La UE ya no reconoce a Guaidó como presidente pese a constatar su liderazgo

Juan Guaido, presidente de la Asamblea Nacional en Venezuela. EFE
Juan Guaido, presidente de la Asamblea Nacional en Venezuela. EFE
La UE ya no reconoce a Guaidó como presidente pese a constatar su liderazgo

La constitución de la nueva Asamblea de Venezuela este martes ha dejado en una posición complicada a la Unión Europea que quiere mantener la distancia con el régimen de Nicolás Maduro, pero se ha quedado sin base institucional para apoyar a Juan Guaidó como presidente encargado del país. A partir de ahora reconoce el liderazgo de Guaidó, pero solo como miembro destacado de la oposición.

Así lo ha comunicado el Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell, en un escueto comunicado publicado este miércoles en el que ha evitado nombrar al opositor como presidente interino o encargado, un trato habitual hasta la fecha por parte de la inmensa mayoría de Estados de la UE, pero cuya legitimidad emanaba de su cargo como presidente de la anterior Asamblea, órgano legislativo del país, formada tras las elecciones de 2015 y sustituida por la recién constituida tras los comicios parlamentarios del 6 de diciembre.

El comunicado resulta un complejo equilibrio de verbo diplomático en el que Bruselas recoge la posición de los Veintisiete. En él, “lamenta profundamente” la constitución de la nueva Asamblea venezolana, surgida de unas elecciones que califica de “no democráticas”, y asegura que la UE “mantendrá su compromiso con todos los actores políticos y de la sociedad civil que se esfuerzan por restablecer la democracia en Venezuela, incluidos, en particular, Juan Guaidó y otros representantes de la Asamblea Nacional saliente elegidos en 2015, que fue la última expresión libre de los venezolanos en un proceso electoral”.

La posición en torno a Guaidó siempre ha supuesto un quebradero de cabeza para las instituciones europeas: así, mientras el Parlamento Europeo fue la primera en reconocer en 2019 al opositor como presidente interino, el Consejo Europeo fue incapaz de fijar una posición unánime debido a la reticencia de países como Italia y Grecia, pero solía referirse a él en sus declaraciones oficiales como presidente de la Asamblea Nacional, un término que también se ha evitado esta vez.

A través de un comunicado, Guaidó optó por hacerse eco del rechazo a la nueva Asamblea Nacional, pero no hizo mención alguna a la decisión de la UE de no reconocerlo como presidente interino. “La Unión Europea desea, en línea con la exigencia de las fuerzas democráticas venezolanas, que se celebren elecciones presidenciales, legislativas y locales libres, justas y verificables”, asegura el texto, informa Florantonia Singer desde Caracas. “La Asamblea Nacional legítima está particularmente agradecida por el reconocimiento explícito que la Unión Europea hace en particular de Juan Guaidó y también de otros representantes de la Asamblea, único órgano que la Unión reconoce como representativo de la voluntad democrática de Venezuela”, añaden en su interpretación a las palabras del Alto Representante europeo.

La comunicación de Borrell ha sido la más clara hasta ahora en el no reconocimiento del interinato de Guaidó, que ahora se tambalea. El Grupo de Lima (Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay y Perú), donde junto con Estados Unidos se concentra el mayor apoyo a la oposición venezolana, también condenó las elecciones parlamentarias organizadas por el chavismo, pero en su comunicado omitió al Gobierno interino. “Reconocemos la existencia de la Comisión Delegada encabezada por su legítima Junta Directiva, establecida por la Asamblea Nacional, presidida por Juan Guaidó”, señalan sobre la continuidad administrativa que ha intentado el líder opositor.

Tras las elecciones de diciembre, Guaidó trató de recabar apoyos en Bruselas y solicitó en una comparecencia virtual organizada por el grupo liberal Renew del Parlamento Europeo que las instituciones del Viejo Continente le siguieran reconociendo como presidente encargado de Venezuela. Para mantener la pugna con el actual mandatario el líder opositor tomó este martes posesión de una Cámara paralela, considerada por el resto de la disidencia venezolana como la auténtica Asamblea Nacional.

Pero sus gestos no han sido suficientes para que la UE diera el paso. Bruselas tenía sobre la mesa tres opciones: la de no reconocer a Guaidó en absoluto, algo que daría alas al régimen de Maduro; la de mantener su apoyo de forma completa, algo que ya resultó complicado y generó tensiones en 2019; o la de considerarlo una especie de primus inter pares, un rostro visible y destacado de la oposición, un gesto que permitiría de algún modo seguir protegiendo a la disidencia e incluso abrirle la puerta a los fondos que el país tiene repartidos en otros países, como el Reino Unido, Suiza, Estados Unidos o Portugal.

Finalmente, Bruselas ha optado por esta última opción, a la vez que mantiene “un ojo puesto” sobre el desarrollo futuro de los acontecimientos en el país, según ha explicado este martes Peter Stano, portavoz de Exteriores de la Comisión Europea. “Discutiremos nuestra posición sobre Venezuela en las próximas semanas”, ha dicho Stano, quien se ha referido al nuevo órgano constituido por el chavismo como la “autodenominada Asamblea Nacional” y ha reiterado casi palabra por palabra el mensaje emitido por Borrell: “No hemos reconocido la Asamblea Nacional, así que en lo que respecta a nuestros compromisos, la gente que representa a la Asamblea Nacional son Juan Guaidó y el resto de representantes de 2015; ellos son las personas con las que interactuaremos”, ha dicho.

El comunicado del Alto Representante no ha contentado sin embargo a todo el mundo, y ha sido rechazado con especial intensidad por el grupo liberal Renew del Parlamento Europeo. “Es fundamental que la UE siga reconociendo oficialmente al presidente interino Juan Guaidó y la extensión del mandato de la Asamblea Nacional, votada democráticamente en 2015, hasta que se celebren elecciones libres y justas”, escribe por correo electrónico Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo encargada de América Latina, y una de las principales líderes de Renew. “Lamento la falta de claridad por parte del Alto Representante de la Unión Europea, y pido al señor Borrell que se pronuncie a favor de la continuidad constitucional de manera urgente”, ha reclamado.

El eurodiputado socialista Javier López, copresidente de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana, celebra en cambio una decisión con la que “Europa rechaza el último proceso electoral, reconoce al conjunto de actores políticos del país y hace énfasis en un necesario horizonte electoral con garantías e inclusivo”, asegura. “Europa, con este paso, combina respeto a la legalidad, exigencia democrática y voluntad constructiva”.