Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 05:44

Turquía suspende vuelos con Brasil, Sudáfrica y la India por las nuevas cepas

EFE
EFE
Turquía suspende vuelos con Brasil, Sudáfrica y la India por las nuevas cepas
Turquía ha suspendido hasta nueva orden vuelos directos con Brasil, Sudáfrica, la India, Bangladesh, Nepal y Sri Lanka, países donde existen nuevas cepas más contagiosas de la COVID-19, según un decreto del Ministerio del Interior difundido este lunes.

El comunicado, publicado en la web de la institución, indica que las personas que hayan estado en uno de los seis países mencionados durante los 14 días anteriores a su llegada a Turquía deben tener un certificado de PCR negativo, pero además deberán observar una cuarentena de 14 días en un lugar del que informarán a las autoridades, y hacer otro test PCR al final de este periodo.

Los viajeros procedentes de Afganistán y Pakistán deberán observar una cuarentena de 10 días, y los del Reino Unido, Egipto, Irán y Singapur necesitan únicamente un test PCR negativo realizado en las últimas 72 horas, añade la nota ministerial.

Al llegar de cualquier otro país, sin estancia reciente en los mencionados, los viajeros no necesitan un test PCR negativo si pueden aportar un certificado de vacunación o un documento que demuestre haber superado la covid-19 en los últimos 6 meses.

Todas estas medidas entrarán en vigor el jueves 1 de julio, al tiempo que se levanta la totalidad de las restricciones vigentes hasta ahora para frenar la expansión de la pandemia.

Ya no habrá toque de queda nocturno, ni de fin de semana, y la actividad laboral, inclusive en el sector de hostelería y restauración, vuelve a los horarios habituales de antes de la pandemia, indica el comunicado del ministerio.

Sin embargo, se mantendrá de momento la prohibición de fumar narguile en los cafés, por "constituir un serio riesgo de expansión de la pandemia", y no se permitirá música a partir de la medianoche, una medida anunciada hace días que ha causado enorme polémica por interpretarse como un ataque contra los hábitos del ocio nocturno.