Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 28 de septiembre de 2020
  • Actualizado 04:44

Trump minimiza la COVID-19, mientras los nuevos casos se cuentan por miles

El mandatario afirmó que la prensa “debería” fijarse más en la situación de México que en la de Estados Unidos. Mintió sobre la “baja mortalidad” que se vive en su país. 

 

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump. FUENTE- EFE
El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump. FUENTE- EFE
Trump minimiza la COVID-19, mientras los nuevos casos se cuentan por miles

El presidente Donald Trump volvió a minimizar el impacto de la COVID-19 en Estados Unidos, el país del mundo con más contagios y muertes por la enfermedad, mientras en estados como California y Florida la lucha por frenar el ascenso de los casos positivos es cada vez más dura.

En una entrevista con el canal Fox News transmitida ayer, Trump pidió a los medios que se fijen más en la situación de COVID-19 en México y menos en la de este país, e insistió en que el tiempo le dará la razón y la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus "desaparecerá".

"¿Por qué no hablan de México, que no nos está ayudando? Todo lo que puedo decir es que gracias a Dios que construí casi todo el muro, porque si no tuviera el muro arriba tendríamos un problema mucho mayor con México", añadió.

Trump se pronunció así a pesar de que Estados Unidos ha registrado once veces más casos y casi cuatro veces más muertes por coronavirus que México, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Mientras los casos registrados hasta ahora en EEUU son 3.730.312, de los cuales 140.218 han sido mortales, en México ha habido 338.913 personas contagiadas y 38.888 fallecidas por la COVID-19, según la prestigiosa universidad.

Durante la entrevista, Trump atribuyó la aceleración en la cifra de contagios confirmados en EEUU al número de tests que se hacen en el país, que según dijo es por eso "la envidia del mundo".

A su juicio muchas de esas infecciones contabilizadas "ni siquiera deberían ser (consideradas como) casos", pues corresponden a "gente joven que se curaría en un día", subrayó.

El mandatario también afirmó que Estados Unidos tiene "una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo", algo que el entrevistador, Chris Wallace, le rebatió al recordar que, de acuerdo con el análisis de Johns Hopkins, el país es el octavo del mundo en ese índice, por encima de al menos doce naciones más.

Las palabras de Trump chocan con la realidad que se vive en California, especialmente Los Ángeles, y Florida, con Miami-Dade como epicentro, entre otros estados calificados como "zonas rojas" en informes de su prooua Administración..

LOS ÁNGELES AL BORDE DEL CONFINAMIENTO Los contagios de coronavirus siguen avanzando en Los Ángeles a pasos agigantados, tanto que el alcalde Eric Garcetti dijo ayer en el programa dominical de CNN State of the Union que Los Ángeles está "al borde" de volver al confinamiento, debido a la alta concentración de casos en el área.

Según cifras de las autoridades sanitarias, en las últimas 24 horas ha habido 2.770 casos positivos adicionales y 37 muertes relacionadas con la COVID-19 en el condado angelinos, que en acumula 153.041 contagios y 4.084 decesos desde el inicio de la pandemia.

Por cuarto día consecutivo, el condado, el más poblado de Estados Unidos, vio a más de 2.100 personas hospitalizadas por COVID-19, el 18 % está en ventiladores y el 28 % en la unidad de cuidados intensivos, reportó el Departamento de Salud Pública angelino.

California acumuló 375.363 casos positivos y 7.595 decesos de pacientes contagiados. Los hispanos siguen siendo la comunidad más afectada al registrar un 55,4 % de los contagios.

Las autoridades de salud tanto estatales como locales han hecho llamados para que se eviten reuniones y fiestas.

Un ejemplo es el condado de San Bernardino, en el sur del estado, donde el 71% de las personas infectadas con el virus en el último mes asistieron a una reunión familiar antes de dar positivo.