Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:53

LA CANDIDATA A VICE ATRAE A INMIGRANTES, MINORÍAS Y CLASE MEDIA

Trump dice que Harris llevaría al país a una depresión y la llama ‘radical’ y ‘loca’

El presidente de EEUU va detrás de Biden en las encuestas con miras a las elecciones del 3 de noviembre, que de celebrarse ahora darían un 49.4% al aspirante demócrata, frente al 42.4% del republicado, según sondeo de la web Real Clear Politics.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una conferencia de prensa. EFE
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una conferencia de prensa. EFE
Trump dice que Harris llevaría al país a una depresión y la llama ‘radical’ y ‘loca’

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó este jueves “loca” e “izquierdista radical” a la aspirante demócrata a vicepresidenta, Kamala Harris, y dijo que, junto con su virtual rival en las elecciones, Joe Biden, llevarían al país a una depresión.

“Es una izquierdista radical. Ahora intenta fingir que no lo es, pero es la persona más liberal del Senado de Estados Unidos. Ha hecho cosas terribles (...) y es una gran defensora de los impuestos, como Joe (Biden)”, aseguró Trump en una llamada matinal a un programa de Fox, su cadena de televisión favorita.

Biden presentó en Delaware a Harris como su compañera de fórmula en las elecciones del 3 de noviembre, y en vísperas de que la próxima semana se celebre la Convención Nacional demócrata, en la que será confirmado como candidato presidencial.

“Quieren impuestos por 4 billones de dólares, será el aumento de impuestos más grande de la historia (...) y destruirán la economía”, pronosticó Trump, quien agregó que con Biden y Harris “tendremos una depresión como nunca antes. Tendrás que remontarte a 1929”.

Sobre Kamala Harris aseguró que es “una especie de loca”, y criticó su comportamiento durante las polémicas audiencias de confirmación del magistrado del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh, quien fue acusado de abuso sexual por varias mujeres. “Estaba tan enfadada y tenía tanto odio con el juez Kavanaugh que nunca había visto una cosa igual. Era la más enfadada del grupo (...). Todos son gente enojada de la izquierda radical”, añadió.

Sobre medio ambiente, una de las principales preocupaciones de los demócratas por el retroceso que ha habido en las normas para combatir el calentamiento global con el Gobierno de Trump, el gobernante dijo que la agenda de Biden y Harris es “absurda y loca”. “No quieren energía fósil (...) y quieren reconstruir las ciudades”, dijo Trump, quien aseguró que con el plan medioambiental de los demócratas supondría derribar el edificio del Empire State.

“Es ridículo (...) que hay que reconstruir las ciudades porque entra demasiada luz a través de las ventanas, hagamos que las ventanas sean bonitas y pequeñas, derribemos el Empire State Building y reemplacémoslo sin ventanas”, dijo.

En otro momento de la entrevista, Trump aseguró también que los demócratas “no quieren vacas” y que pretenden abolir todos los animales. A mediados de julio, Trump despidió a su jefe de campaña, Brad Parscale, debido a los malos resultados de las encuestas, que daban una ventaja de dos dígitos a Biden, sobre todo debido al mal manejo de la crisis del coronavirus por parte del mandatario.

Trump va por detrás de Biden en las encuestas de cara a las elecciones del 3 de noviembre, que de celebrarse ahora darían un 49.4% de los votos al aspirante demócrata, frente al 42.4% del gobernante republicano, según el promedio de sondeos elaborado por la web Real Clear Politics.

IMPULSO KAMALA Según una encuesta de Ipsos publicada el miércoles, casi el 90% de los votantes demócratas apoyan a Harris, una de las senadoras más combativas desde su llegada al Capitolio en 2017, mientras que entre mujeres, jóvenes y republicanos es mejor vista incluso que Biden.

Su nominación es un guiño a inmigrantes, minorías y a la clase media (es la primera vez en casi 40 años que no se selecciona a alguien de las grandes universidades de la élite del país), pero se salta una regla básica: poner como número dos a una persona que pueda inclinar la balanza en un estado bisagra, como Florida o Michigan.

La llegada de Harris parece haber tenido el efecto deseado por los demócratas, pues Trump sigue sin montar una línea de ataque contra la pareja que rivaliza con él y su vicepresidente, Mike Pence.