Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 29 de marzo de 2020
  • Actualizado 17:37

Trump celebra en la Casa Blanca el fin del 'Impeachment': "Fue un infierno"

"Esto no es un discurso, no es una conferencia de prensa, es una celebración", dijo Trump.
El presidente de EEUU., Donald Trump, durante su celebración en la casa blanca. EFE
El presidente de EEUU., Donald Trump, durante su celebración en la casa blanca. EFE
Trump celebra en la Casa Blanca el fin del 'Impeachment': "Fue un infierno"
El presidente de EE.UU., Donald Trump, organizó este jueves una "celebración" en la Casa Blanca por su absolución en el proceso de 'Impeachment', con un discurso vengativo que dio repaso a los ataques de los que ha sido ha sido objeto en los últimos años, empezando por la trama rusa que calificó de "puta mentira".

"Tuve que pasar por un infierno injustamente, y no hice nada malo", lamentó Trump durante un acto en la Casa Blanca al que invitó a numerosos congresistas y senadores republicanos.

"Esto no es un discurso, no es una conferencia de prensa, es una celebración", añadió el mandatario.

Sin ningún guion más allá de unas notas sobre su podio, Trump pronunció una diatriba improvisada contra la oposición demócrata, que impulsó el juicio político debido a las presiones del presidente a Ucrania para que investigara a uno de sus posibles rivales en las elecciones de noviembre, el ex vicepresidente Joe Biden.

"'Impeachment' (juicio político), esa es una palabra muy fea para mí. Me llevaron hasta las etapas finales del juicio político, pero nunca pensé que una palabra pudiera sonar tan bien: absolución total", clamó Trump.

El mandatario enseñó triunfalmente a los asistentes la portada del diario Washington Post, con el titular "Trump absuelto", y aseguró que tiene "suerte" de tener a gente que le "defiende", es decir, los republicanos en el Senado, porque si no, "esto habría sido un incidente horrible para el país".

"Esta ha sido una situación enormemente partidista (...). El único que votó (con los demócratas) fue un tipo que no puede soportar el hecho de que protagonizó una de las peores campañas en la historia", afirmó en referencia al senador republicano Mitt Romney, candidato presidencial en 2012.

Romney fue el único republicano que votó a favor de destituir a Trump por uno de los cargos que afrontaba por sus presiones a Ucrania, el de abuso de poder.

"La caza de brujas empezó desde el día que bajé de las escaleras (para lanzar mi campaña presidencial) y nunca terminó realmente. Ha sido algo malvado y corrupto", denunció el mandatario.

"Han sido los filtradores (de información), los mentirosos y los policías sucios (los que han ido en mi contra), y esto nunca debe volver a pasarle a ningún otro presidente. Ha sido vergonzoso y si yo no hubiera despedido a James Comey es posible que yo no estuviera ahora mismo aquí", subrayó en alusión al director del FBI al que expulsó del cargo en mayo de 2017.

Añadió que primero tuvo que pasar por las acusaciones sobre "Rusia", en aparente alusión a la conclusión de las agencias de inteligencia estadounidenses de que Moscú interfirió en las elecciones de 2016 para ayudarle a ganar, y dijo que "todo eso fue una puta mentira".

Trump no reconoció ningún tipo de negligencia por su parte, al definir de nuevo como "perfecta" la llamada telefónica que mantuvo en julio con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en la que le pidió que investigara a Biden y que desató el escándalo que llevó a su juicio político.

La portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, ya había insinuado el tono vengativo que tendría el discurso de Trump, al decir a la cadena Fox News que el presidente iba a hablar sobre "lo horriblemente que le han tratado y sobre que quizás la gente debe pagar por eso".