Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de junio de 2021
  • Actualizado 04:31

Tensión en Perú por empeño de Keiko de mostrar ‘fraude’

Las probabilidades son cada vez más lejanas para Fujimori, con Castillo liderando al 50.2% con el 98.3% del escrutinio. 

Seguidores de Keiko Fujimori apoyan la denuncia de fraude de su candidata con una marcha en Lima, Perú.  EFE
Seguidores de Keiko Fujimori apoyan la denuncia de fraude de su candidata con una marcha en Lima, Perú. EFE
Tensión en Perú por empeño de Keiko de mostrar ‘fraude’

La tensión crece en Perú ante la ajustada definición de las elecciones presidenciales, con Pedro Castillo, quien según sus cuentas ya es el ganador, y con Keiko Fujimori enfocada en intentar demostrar un supuesto "fraude sistemático" y anular así miles de votos de su rival.

Con el 98.3% de los votos contados, el izquierdista Castillo congrega de momento el 50.2% de las preferencias frente al 49.8% de la derechista Fujimori, separados por un estrecho margen de unos 70.000 votos que sitúan al profesor y líder sindical del magisterio peruano muy cerca de la Presidencia.

El conteo avanza muy lentamente con la revisión de las actas que tienen algún tipo de observación técnica (1.186) y a la espera de recibir todavía votos de los rincones más remotos del país.

Las matemáticas dan opciones a Fujimori, pero cada vez más remotas.

Los votos que faltan por llegar son de zonas abrumadoramente favorables a Castillo mientras que las actas que están siendo revisadas deberían tener un sesgo a su favor muy marcado para permitirle remontar la diferencia.

En estas actas hay 443 con votos impugnados por ambos partidos, 329 con error en las sumas de votos, 98 con datos incompletos y 107 sin firmas.

Ante este escenario, el partido fujimorista Fuerza Popular tiene intención de solicitar la anulación de miles de votos ya computados a favor de Castillo a través de algunos de los grandes estudios de abogados de Lima, que están revisando acta por acta en busca de presuntas irregularidades.

Para ello deben probar claramente antes que hubo algún tipo de fraude en cada una de las actas que creen sospechosas, pues se trata de votos que en el momento de ser computados no fueron impugnados.

"Nuestros personeros y los abogados que lo han estado viendo van a demostrar que hay mesas con firmas falsificadas y mesas con resultados estadísticamente improbables", aseguró a la emisora radial RPP el candidato a vicepresidente de Fujimori, Luis Galarreta.