Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 02:10

El Supremo de EEUU obliga Trump a mostrar sus impuestos a la Justicia

El presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump. FOTO- EFE
El presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump. FOTO- EFE
El Supremo de EEUU obliga Trump a mostrar sus impuestos a la Justicia

El Tribunal Supremo de Estados Unidos obligó ayer al presidente Donald Trump a entregar sus declaraciones de impuestos a un fiscal que lo investiga en Nueva York, pero es muy improbable que esos registros lleguen a manos de la Justicia antes de las elecciones de noviembre.

La mayoría conservadora del Supremo concedió una victoria agridulce a los fiscales y miembros de la oposición demócrata que desde hace más de cuatro años exigen que Trump publique sus declaraciones de impuestos, algo que han hecho todos sus antecesores a lo largo de la historia pero que él se ha negado a hacer.

El tribunal había examinado el tema en dos casos distintos, uno relacionado con el reclamo a Trump de las autoridades de Nueva York y otro vinculado a la investigación abierta por la oposición demócrata en la Cámara de Representantes, destinada a identificar posibles conflictos de interés del presidente.

Aunque dio la razón a la Fiscalía de Manhattan en el primero, el Supremo devolvió el segundo litigio a tribunales inferiores, lo que retrasa por ahora la posible entrega a la Cámara Baja de los siete años de registros financieros de Trump que reclaman los demócratas.

SIN “INMUNIDAD ABSOLUTA” La mayor derrota para el presidente fue el contundente rechazo del Supremo a la idea de que Trump tiene una inmunidad absoluta frente a investigaciones criminales mientras esté en el cargo.

“Hace 200 años, un gran jurista de nuestra corte estableció que ningún ciudadano, ni siquiera el presidente, está categóricamente por encima del deber común de presentar pruebas cuando se le solicita en un proceso penal”, dictaminó el tribunal en el caso de Nueva York, resuelto por siete votos a favor y dos en contra.

La decisión, escrita por el presidente del tribunal, el conservador John Roberts, la suscribieron incluso los dos jueces nominados al Supremo por Trump, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Trump reaccionó con furia, al tachar de “enjuiciamiento político” los casos relacionados con sus impuestos, y lamentar que después de superar la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, tenga ahora “que seguir luchando en una Nueva York políticamente corrupta”.