Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 03:19

Suben a 23 los muertos en un tiroteo con narcos

La Policía y traficantes se enfrentaron en la frontera con Estados Unidos. 

Así quedó el edificio municipal tras el tiroteo desde el sábado.
Así quedó el edificio municipal tras el tiroteo desde el sábado.
Suben a 23 los muertos en un tiroteo con narcos

Dos personas secuestradas por presuntos narcotraficantes fueron localizadas sin vida lo que elevó a 23 la cifra de muertos tras los enfrentamientos que comenzaron el sábado en el municipio de Villa Unión, en el estado mexicano de Coahuila, fronterizo con EEUU, informaron este domingo medios locales.

Tras enfrentarse con los agentes los presuntos delincuentes se dieron a la fuga, pero tomaron como rehenes a siete personas, entre ellas cuatro niños, para que les orientaran en su huida.

Violencia

Los hechos iniciaron el mediodía del sábado cuando una caravana llegó con hombres armados. 

"Autoridades confirmaron que los dos trabajadores secuestrados por civiles armados fueron hallados sin vida", publicó el Diario El Zócalo.

Según el diario, uno de los trabajadores secuestrados por los sicarios era bombero, mientras que un menor de 15 años sigue dado como desaparecido.

El sábado, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, informó de que varias personas se encontraban en paradero desconocido tras el hallazgo de cuatro menores que se encontraban desaparecidos.

SECUESTRADOS

En tanto, los ciudadanos estadounidenses Donald Chapman y Colby William, quienes se encontraban cazando en el Rancho La Rosita, fueron secuestrados por los presuntos delincuentes que huían de las fuerzas federales, informaron a EFE amigos que los acompañaban.

Chapman, de unos 60 años, y su sobrino, de más de 30, desaparecieron desde ayer en el rancho de caza situado entre los municipios de Guerrero e Hidalgo, en Coahuila.

Chapman y William llegaron al rancho desde el pasado viernes con dos ciudadanos estadounidenses más para cazar venados de cola blanca.

Uno de sus amigos, que los acompañaba, informó de que perdieron contacto con Donald y Colby desde la mañana del sábado.

"Nos comunicamos a los teléfonos móviles pero contestan gente del Cártel", dijo el estadounidense de quien se omite su nombre por su seguridad.

Agregó que los delincuentes también se llevaron dos vehículos, camionetas, propiedad de los estadounidenses.