Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:54

Sobrevivientes de Auschwitz piden no olvidar Holocausto, en aniversario 75

Sobrevivientes judíos llegan a Auschwitz. EFE
Sobrevivientes judíos llegan a Auschwitz. EFE
Sobrevivientes de Auschwitz piden no olvidar Holocausto, en aniversario 75

Supervivientes de Auschwitz regresaron ayer al campo de exterminio donde sufrieron la barbarie de la Alemania Nazi, donde hoy se conmemora el 75 aniversario de su liberación, y lo hicieron con un mensaje al mundo: "No olviden lo que sucedió en el Holocausto y procuren que nunca vuelva a repetirse".

"Estamos aquí para relatar la pesadilla que se vivió en Auschwitz, ese es nuestro legado al mundo", afirma la polaca-rusa Lidia Turovskaya (Varsovia, 1929), antigua prisionera de Auschwitz-Birkenau y parte del grupo de supervivientes que llegaron hasta el pueblo polaco de Oswiecim (Auschwitz, en alemán), donde se ubicaba el campo de exterminio, para contar su historia.

La polaca Anna Dabrowska (Varsovia, 1923) es otra de estas supervivientes, arrestada en 1942 por su apoyo a la resistencia y deportada a Auschwitz, donde permaneció hasta ser trasladada a otro campo en enero de 1945, días antes de la llegada de los libertadores soviéticos.

"No me canso de contar lo que vivimos en Auschwitz, y lo seguiré haciendo con voz firme mientras tenga fuerzas porque sé que esa es mi obligación", aseguró Dabrowska en un encuentro ante la prensa con otros antiguos compañeros de cautiverio.

Junto a otros supervivientes que ya están en Oswiecim y que hoy estarán en los actos organizados en Auschwitz, Dabrowska quiere que sus recuerdos sirvan para que el mundo tome conciencia y no vuelva a repetirse lo que ella padeció.

Más de 1.000 periodistas se acreditaron para el evento, que contará con cerca de 2.500 invitados de 50 países. Unos 200 supervivientes participarán en los actos, explicó a EFE uno de los portavoces del museo-memorial de Auschwitz, Lukasz Lupinski, quien reconoció el reto que este evento supone para los empleados del museo. Entre los asistentes se encuentra varios líderes mundiales.