Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de julio de 2021
  • Actualizado 08:15

Senado de Chile aprueba el matrimonio gay, que aún debe pasar por Diputados

De aprobarse, Chile se convertiría en el octavo país de la región en aprobarlo tras Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Ecuador, Costa Rica y varios estados mexicanos.
 
Imagen referencial del movimiento LGBT. ARCHIVO
Imagen referencial del movimiento LGBT. ARCHIVO
Senado de Chile aprueba el matrimonio gay, que aún debe pasar por Diputados

El Senado de Chile aprobó este miércoles el proyecto de ley para legalizar el matrimonio igualitario, una demanda histórica del movimiento LGTBI que aún debe sortear en las próximas semanas otra votación en la Cámara de Diputados para su entrada en vigor.

Por amplía mayoría, los senadores dieron luz verde a la iniciativa legislativa que permite la adopción y la filiación en parejas del mismo sexo, a diferencia del Acuerdo de Unión Civil (AUC), la figura legal que está vigente desde 2015.

"No es un tema de derechas o izquierdas, no es un caballito de batalla ideológico de nadie, tiene que ver con la dignidad y con los derechos humanos de los niños", dijo Rolando Jiménez, activista del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual(Movilh).

Para Isabel Amor, directora ejecutiva de la Fundación Iguales, el matrimonio igualitario "hace más digno a Chile" y protege a los hijos de parejas del mismo sexo "como corresponde".

El proyecto, presentado al final del segundo mandato de la expresidenta socialista Michelle Bachelet (2014-2018) y estancado durante más de cuatro años, fue retomado el pasado 15 de junio a petición del gobernante chileno, el conservador Sebastián Piñera.

En enero de 2020, el Senado chileno decidió aprobar la idea de legislar el proyecto, pero no avanzó en su articulación ante la férrea oposición de los partidos conservadores que integran la coalición oficialista.

Dando un giro a su postura sobre el matrimonio igualitario y en contra de lo que defienden algunos de sus socios de Gobierno, Piñera solicitó sorpresivamente a los legisladores durante su última cuenta pública tratar el proyecto con "urgencia", un mecanismo que permite apurar su tramitación y al que se había negado en 2019.

De aprobarse, Chile se convertiría en el octavo país de la región en aprobarlo tras Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay, Ecuador, Costa Rica y varios estados mexicanos.