Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 15:11

Reino Unido contabiliza otras 36 muertes por COVID-19, hasta 41.698

El Ejecutivo recibe presiones de algunas empresas para relajar la distancia física entre las personas, establecida para evitar los contagios entre la población.
Una persona circula en las calles del Reino Unido. ARCHIVO
Una persona circula en las calles del Reino Unido. ARCHIVO
Reino Unido contabiliza otras 36 muertes por COVID-19, hasta 41.698
El número de muertes por la COVID-19 en el Reino Unido se incrementó a 41.698 tras sumar 36 en las últimas 24 horas, según datos divulgados este domingo por el ministerio británico de Sanidad.

Hasta la fecha, el Reino Unido ha registrado 295.889 casos positivos de contagio del coronavirus, 1.514 en las últimas 24 horas, de acuerdo con los datos difundidos por el ministerio.

Las cifras han sido divulgadas un día antes de que el Gobierno prosiga el lunes con el levantamiento de restricciones en Inglaterra, como la apertura de comercios que venden productos no esenciales y el retorno a clase de algunos alumnos de educación secundaria.

A principios de mes, algunos niños de escuela primaria volvieron a clase y reabrieron tiendas que venden plantas y artículos para el jardín, así como centros de venta de coches.

De cara a la apertura mañana de comercios, que deberán cumplir con las medidas de seguridad, como la distancia social de dos metros, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo hoy que la gente debería salir a "comprar con confianza" este lunes.

Durante una visita al centro comercial Westfield, al este de Londres, Johnson señaló que confía en un "gradual" retorno de la gente a los comercios, después de que las medidas de confinamiento -establecidas a finales de marzo para contener la pandemia- provocaran una caída sin precedentes de la actividad económica.

"Soy muy optimista sobre la apertura (de comercios) que se producirá mañana. Creo que la gente debería comprar y comprar con confianza, pero, por supuesto, debería observar las reglas sobre distancia social y hacerlo de la manera más segura posible", dijo.

En una breve declaración a los medios, el "premier" conservador agregó que la reducción de casos del coronavirus permite tener "un margen de maniobra" para aliviar la regla de los dos metros.

El Ejecutivo recibe presiones de algunas empresas para relajar la distancia física entre las personas, establecida para evitar los contagios entre la población.

Una posible disminución -algo que el Ejecutivo dijo que está evaluando- permitiría reactivar sectores como el turismo y la hostelería, así como de los bares y restaurantes.

Al margen de Inglaterra, los comercios en Irlanda del Norte ya pueden continuar con su actividad, mientras que Escocia y Gales tienen su propia agenda para suavizar las restricciones y están a la espera de conocer detalles.

El confinamiento ha provocado un duro golpe para la economía británica, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) sufrió un desplome del 20,4% en abril pasado, una caida mensual récord.