Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 18:30

Profesores colombianos atraviesan problemas para enseñar en tiempos de coronavirus

Ciudadanos venezolanos cruzando frontera colombiana a pie. EFE
Ciudadanos venezolanos cruzando frontera colombiana a pie. EFE
Profesores colombianos atraviesan problemas para enseñar en tiempos de coronavirus

Cuando el coronavirus llegó a pasos agigantados a Colombia, Patricia, una profesora de una escuela primaria de Concepción, Santander, en el nororiente del país, se sintió confundida por lo que podría pasar con ella y sus estudiantes.

"La verdad es que yo sentí miedo porque no sabíamos qué iría a pasar", le dijo a CNN Patricia, una profesora que ha ejercido su profesión por más de 45 años. Ella pidió que su nombre no fuera revelado para proteger su privacidad.

En marzo de 2020, cuando debido al COVID-19 el Gobierno de Colombia ordenó la suspensión de clases presenciales, Patricia sintió angustia e incertidumbre por los niños  y por ella misma.

Como unos 63 millones de profesores del mundo que vieron sus actividades afectadas por la pandemia de COVID-19, según la Unesco, Patricia tuvo que cambiar la manera como tradicionalmente iba a dar la clase. Pasó de más de cuatro décadas de impartir clases presenciales a intentar dictar clases por internet, así como repensar en tiempo récord cómo seguir con una normalidad educativa que ya no era la misma.

"La verdad fue muy, pero muy difícil, angustiante. Y yo digo en cierta forma (que fue) como desesperante, y se sentía la impotencia de no poder realizar el trabajo de la mejor manera, sino ahí lo que medianamente se podía", relata Sara, otra profesora rural también de Concepción, Santander, al hablar sobre lo difícil que fue el cambio repentino a la educación virtualidad. Sara no es el nombre real de la profesora, quien por privacidad pidió no revelar su nombre.

Este es el drama de millones de profesores de zonas rurales y en áreas de escasos recursos que sigue hasta estos días, dos años después del inicio de la pandemia que los obligó a cambiar a educación a distancia. Y el virus sigue presente.