Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 23:53

Presidente argentino celebra que contagio no se dispare y pide seguir en casa

presidente argentino
Presidente argentino, Alberto Fernández. Foto: EFE
Presidente argentino celebra que contagio no se dispare y pide seguir en casa

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, afirmó hoy que el acatamiento de la cuarentena que rige en el país desde el 20 de marzo ha permitido que el contagio por coronavirus "no se dispare" y el sistema de salud pueda estar "en condiciones" de recibir a quien lo necesite.

"Los argentinos cumplimos un mes de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Sé que no ha sido fácil", comienza diciendo el mandatario en un escrito difundido a través de su cuenta oficial de Twitter.

Para Fernández, "nunca debe ser un padecimiento cuidar de nosotros mismos", ya que no hay "ningún bien más preciado que nuestras propias vidas".

"Por eso estamos haciendo todo lo necesario para que este tiempo de mayores cuidados que debemos transitar nos afecte lo menos posible. Todos deseamos volver cuanto antes a nuestra normalidad", sentenció.

MÁS DE 3.000 CONTAGIOS Y 145 FALLECIDOS

Según los últimos datos oficiales, difundidos esta mañana, el total de personas que desde el 3 de marzo -fecha del primer caso- dieron positivo en COVID-19 en Argentina es de 3.031, de las que 145 fallecieron y 840 fueron dadas de alta.

Desde el inicio del brote, se realizaron 36.611 test diagnósticos, lo que equivale a 806,8 muestras por millón de habitantes.

Para frenar la propagación del virus, el Gobierno decretó el 20 de marzo una cuarentena que solo pueden romper quienes trabajan en sectores esenciales o para acudir al supermercado o la farmacia, y que se extenderá hasta al menos el lunes próximo.

Sin embargo, aunque en los últimos días se fueron añadiendo algunas excepciones muy puntuales, como la apertura acotada de bancos y la venta de mercadería de comercios minoristas a través de plataformas de comercio electrónico y con envío a domicilio, el Gobierno ya estudia extender por más tiempo el confinamiento social.

"El coronavirus es un enemigo invisible y por momentos indescifrable, pero lo estamos combatiendo unidos, con compromiso y solidaridad. Si seguimos por este camino, no tengo dudas de que tendremos éxito", agregó Fernández en su escrito.

En el mismo sentido, valoró que "mientras algunos en el mundo se burlan e ignoran las advertencias de la comunidad médica y científica", en Argentina se comprende la necesidad de atender esas recomendaciones y quedarse en casa.

LA CRISIS ECONÓMICA

Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno ha tomado diversas medidas para contener la situación social y aplacar los efectos económicos entre los sectores y trabajadores afectados por el parón laboral, tras dos años en recesión.

El mandatario, que llegó al poder en diciembre pasado, tras ganar en las urnas al anterior presidente, Mauricio Macri, destacó este martes que el Estado lleva invertido casi un 3 % del producto interior bruto "para cuidar los ingresos, la producción y el trabajo en el marco de esta emergencia sanitaria".

"Esa es la mejor muestra del esfuerzo que hacemos entre todos para sobrellevar el momento", señaló, convencido de que "cuando todo esto pase", Argentina tendrá "la fortaleza necesaria" para volver a ponerse "de pie".

Además de agradecer al personal sanitario y a los trabajadores de los servicios esenciales, Fernández reconoció "a las decenas de millones de personas que se quedaron en sus casas": "e hicieron posible lo que hoy es un orgullo para todos: que el contagio no se dispare y nuestro sistema de salud pueda estar en condiciones de recibir a cada argentino y cada argentina que lo necesite", destacó.