Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 10:52

Pfizer Latinoamérica es dirigida por boliviano que es pieza clave en fiscalización contra gobierno de Brasil

El boliviano Carlos Murillo, gerente de Pfizer en Latinoamérica. Captura
El boliviano Carlos Murillo, gerente de Pfizer en Latinoamérica. Captura
Pfizer Latinoamérica es dirigida por boliviano que es pieza clave en fiscalización contra gobierno de Brasil

Carlos Murillo, originario de Oruro, es el gerente general de la farmacéutica Pfizer en América Latina y es pieza fundamental para que la Comisión de Investigación Parlamentaria (CPI) de Brasil, determine si existió o no negligencia por parte del gobierno de Bolsonaro en el retraso de compra de vacunas.

Según el portal "La Puerta del Sol", diario de los bolivianos que radican en Brasil, Murillo aseguró ayer que el Ejecutivo brasileño ignoró la oferta de Pfizer para recibir vacunas contra la COVID-19 en 2020, mismo que hubiese supuesto la llegada de 1,5 millones de dosis para diciembre del año pasado.

El orureño fue el primer empleado de la empresa en Bolivia. Posteriormente, Murillo trabajó en distintas partes del mundo para la farmacéutica. Finalmente, asumió la dirigencia de la farmacéutica en Brasil donde radica hace 3 años. 

Su nombre cobró relevancia mediática tras declarar que el gobierno de Bolsonaro tuvo tres ofertas, todas el año pasado, para adquirir vacunas contra la COVID.

INVESTIGACIÓN 

En una sesión realizada ayer por la CPI de Brasil, Murillo precisó que las propuestas de la farmacéutica se realizaron entre agosto de 2020 y febrero de 2021, con un cronograma que marcaba la entrega de 1.5 millones de dosis para diciembre de 2020 y 2.5 millones para marzo de 2021, lo que finalmente no pudo concretarse.

Además, el boliviano dijo haber enviado una carta al presidente Jair Bolsonaro y a ministros de Brasil insistiendo en el interés de la empresa por aportar vacunas al vecino país.

Murillo recordó que el argumento del Gobierno para no concretar las propuestas fue que las cláusulas del contrato eran "leoninas", es decir injustas para una de las partes, en este caso el gobierno brasileño.

“No estoy de acuerdo con el calificador de cláusulas de leoninas. En esta pandemia, Pfizer asumió un riesgo sin precedentes en una situación sin precedentes, que requirió que todos colaboraran en este proceso. Por eso Pfizer exigió a todos los países las mismas condiciones que le exigió a Brasil”, dijo a Europa Press el gerente.

El acuerdo con Pfizer logró concretarse en marzo de 2021 y las primeras unidades comenzaron a llegar en abril.

En este contexto, el senador y miembro de la CPI Rogerio Carvalho ha lamentado que “el Gobierno no invirtió en el instrumento para construir la inmunidad colectiva” y que “no aisló, pero evitó el aislamiento”. “Este Gobierno prohibió el uso de mascarillas y amplió la pandemia”, ha criticado.

El país vecino acumula hasta la fecha 430.417 decesos y 15.433.989 positivos confirmados.