Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de octubre de 2020
  • Actualizado 17:14

Perú se queda sin primarias abiertas para las elecciones de 2021 por la COVID-19

Ese país es el quinto del mundo y el segundo de Latinoamérica con más casos confirmados de coronavirus. 
El presidente de Perú, Martín Vizcarra. FOTO- EFE Archivo
El presidente de Perú, Martín Vizcarra. FOTO- EFE Archivo
Perú se queda sin primarias abiertas para las elecciones de 2021 por la COVID-19

Perú no tendrá elecciones primarias abiertas para elegir a los candidatos de cada partido para los comicios generales de abril de 2021, donde se elegirá al nuevo presidente y a los 130 congresistas de su parlamento unicameral, pese a que era una de las principales reformas políticas promovidas por el Gobierno debido a la COVID-19.

La celebración de primarias era uno de los ejes impulsados por el Ejecutivo del presidente Martín Vizcarra como parte de su cruzada anticorrupción, con la idea de hacer los comicios más abiertos y transparentes.

Sin embargo, la situación causada por la pandemia del coronavirus llevó a suspender esa convocatoria, ya que el país es el quinto del mundo y el segundo de Latinoamérica con más casos confirmados de la COVID-19, con 330.123 enfermos acumulados, mientras que los fallecidos alcanzan los 12.054.

La cancelación de las primarias, que estaban previstas para octubre, es oficial desde este martes con la publicación en el diario El Peruano de una ley aprobada por el Congreso y promulgada por el Gobierno que suspende este aspecto de la reforma electoral.

Por lo tanto, la elección de los candidatos de las generales de 2021 seguirá la dinámica de procesos anteriores con primarias internas, donde los miembros de cada partido elegirán a sus candidatos.

REGLAS PROPIAS Estos comicios internos se seguirán haciendo como hasta ahora sin la supervisión de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y bajo las normas y requisitos propios de cada organización, lo que se buscaba evitar con las elecciones primarias abiertas para evitar los partidos “cascarón” o los partidos de caudillos en donde el líder designaba los candidatos a su antojo.

Pese a todo, para las elecciones de 2021 sí entrarán en vigor otros aspectos de la reforma política impulsada por el Gobierno del presidente Martín Vizcarra, entre ellos la nueva norma que penaliza la financiación ilegal de partidos, para evitar las millonarias donaciones de empresas no declaradas en comicios anteriores.

Por esta circunstancia están investigados la mayoría de los líderes políticos de Perú, imputados por presunto lavado de dinero, al haber ocultado aparentemente en contabilidades ficticias grandes cantidades de dinero procedentes de empresas como la constructora brasileña Odebrecht.

Sin embargo, todavía no se han establecido por norma las sanciones que tendrán aquellos candidatos y partidos que incurran en financiación ilegal.

ALTERNANCIA DE GÉNERO También regirá en estos comicios la alternancia de género en las listas al Congreso, de modo que hombres y mujeres se alternen en cada puesto sucesivo de la lista para que ellas no queden relegadas a los últimos puestos, como solía ocurrir en anteriores elecciones.

Asimismo, habrá una cuota de género donde al menos el 40% de los candidatos deberán ser mujeres, una tasa que con la reforma electoral se irá incrementando en los siguientes comicios hasta alcanzar la plena paridad.

Todavía está pendiente que el Congreso ratifique en segunda votación la norma que impide postular en las elecciones a cualquier persona que tenga vigente una condena por cualquier delito. Hasta este lunes no había el consenso para alcanzar los 87 votos necesarios, equivalentes a dos tercios de la cámara.

Las elecciones generales de 2021 fueron convocadas oficialmente la pasada semana por Vizcarra para el 11 de abril, y en caso de que ningún candidato a la Presidencia obtenga la mitad más uno de los votos, habrá una segunda vuelta el 6 de junio entre los dos candidatos más votados.