Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 01 de junio de 2020
  • Actualizado 12:54

Perú amplía cuarentena hasta 30 de junio, tras ineficacia del confinamiento para frenar a la COVID-19

Una mujer indígena espera para ingresar a la comunidad de Cantagallo, centro de Lima, Perú. FUENTE: EFE
Una mujer indígena espera para ingresar a la comunidad de Cantagallo, centro de Lima, Perú. FUENTE: EFE
Perú amplía cuarentena hasta 30 de junio, tras ineficacia del confinamiento para frenar a la COVID-19

Perú, el segundo país de Latinoamérica más afectado por el coronavirus con 111.698 casos y 3.244 fallecidos, mantendrá su confinamiento hasta el 30 de junio, pero con normas más flexibles para abordar una nueva fase de reactivación económica que permitirá actividades como el comercio electrónico.

Así lo anunció ayer el presidente peruano, Martín Vizcarra, tras aprobar en sesión del Consejo de Ministros el decreto que extiende la cuarentena vigente en el país desde el 16 de marzo, lo que hará que el confinamiento de Perú sea de tres meses y medio.

En este nuevo periodo continuarán los toques de queda nocturnos, el cierre de fronteras y la prohibición de transporte de pasajeros interno tanto terrestre como aéreo, pero se reactivarán algunos sectores que se sumarán a los de primera necesidad que ya funcionaban desde el comienzo del estado de emergencia.

Al igual que se permitió a los restaurantes repartir a domicilio desde hace dos semanas, también podrán hacerlo ahora los comercios y para ello se permitirá igualmente la reanudación de las aplicaciones móviles que realizan servicios este tipo, siempre que cumplan los protocolos que establezca el Ministerio de Salud.

Perú ha postergado cinco veces su cuarentena, entrando en confinamiento desde el 16 de marzo. Varios expertos consideran que algunos problemas preexistentes de la economía y la sociedad peruana ayudan a entender por qué Perú todavía no contiene el brote.

Un artículo de BBC Mundo apunta a cinco factores que han hecho que el largo confinamiento no ayude a que Perú sea el segundo país de la región con más contagios: informalidad, logística para abastecerse, aglomeraciones en los mercados, aglomeración en bancos y hacinamiento en casa.

“Las condiciones económicas y la obligación de tener que ir a lugares aglomerados, entre otras circunstancias, impidieron que se cumpliera con el objetivo más importante de la lucha contra el nuevo coronavirus: maximizar la distancia social”, comentó Hugo Ñopo, investigador principal del centro peruano de investigaciones GRADE  a la BBC.

Los mercados han sido identificados por el propio presidente Vizcarra como "los principales focos de contagio". Por ejemplo, en el Mercado de Frutas de La Victoria, en Lima, el 86% de sus vendedores resultó infectado con covid-19, según datos oficiales.

Pero los peruanos no solo tuvieron que "salir" a lugares aglomerados. Según la Encuesta Nacional de Hogares de 2019, el 11.8% de hogares pobres de Perú ocupa viviendas hacinadas, lo que dificulta mantener la distancia social en casa.

"Es decir, [estos hogares] tienen a cinco o más personas viviendo en casas que o no tienen una habitación para dormir, o sea, solo una sala o algo así, o que tienen solo una habitación para cuatro o más personas", explica Ñopo.