Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de enero de 2021
  • Actualizado 04:50

Partido de Fujimori condena a simpatizantes que destruyeron mural de víctimas

El mural había sido hecho por el Movimiento Graffitero Peruano y representaba a los jóvenes como ángeles y con un puño en alto en señal de lucha.

La peruana Keiko Fujimori. EFE
La peruana Keiko Fujimori. EFE
Partido de Fujimori condena a simpatizantes que destruyeron mural de víctimas

El partido de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, Fuerza Popular, rechazó la acción de algunos de sus simpatizantes que han sido identificados como los presuntos autores de la destrucción de un mural dedicado a la memoria de las dos víctimas de la represión en la marcha del pasado 14 en Lima.

"Ante los hechos suscitados en la madrugada de hoy (miércoles), donde se muestra un vandalismo inaceptable contra los murales de los jóvenes Inti Sotelo y Brian Pintado, Fuerza Popular rechaza dichos actos contra la memoria de estos jóvenes fallecidos", indicó el partido en un comunicado.

El movimiento político agregó que "rechaza y no avala ninguna práctica del grupo La Resistencia, quienes no pertenecen al partido", aunque han realizado distintas manifestaciones de apoyo a sus líderes.

"De comprobarse que algún miembro de dicho grupo sigue afiliado a Fuerza Popular, será expulsado de inmediato porque no compartimos sus actos radicales y violentos", subrayó el comunicado de Fuerza Popular.

VANDALISMO DE MADRUGADA

Imágenes difundidas por el Canal N de televisión mostraron a un grupo de personas que llegó en una furgoneta hasta la zona del centro histórico de Lima donde se hicieron los murales para destruirlos con pintura blanca y dejar un cartel que decía: "La pared se limpia, los muertos no regresan".

El mural había sido hecho por el Movimiento Graffitero Peruano y representaba a los jóvenes como ángeles y con un puño en alto en señal de lucha.

La televisión también mostró a otro grupo de personas que llegó hasta un lugar cercano para arrancar carteles, borrar inscripciones y destruir flores que los ciudadanos habían dejado en un altar levantado en memoria de las dos jóvenes víctimas.

Sin embargo, durante el día se logró identificar a los propietarios de los autos utilizados para transportar a los vándalos y estos tenían afiliación con el partido de Fujimori.

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, declaró a la prensa que el personal de serenazgo (vigilancia municipal) registró a las personas que llegaron al sitio y retiraron las imágenes y vandalizaron el lugar.

"Hemos puesto a disposición de la Policía la identidad de la camioneta para que haga las investigaciones", agregó la autoridad.

DESAPARECEN IMÁGENES DE LA PROTESTA

Además, Muñoz informó que ha despedido a los funcionarios que estaban a cargo de las cámaras de seguridad de la municipalidad, el día de la movilización de protesta del pasado 14 porque le dijeron que éstas estaban funcionando y no era cierto.

A pesar de que la municipalidad ha entregado las imágenes de 33 cámaras de seguridad, el material está incompleto porque no está el registro del momento en que la Policía Nacional reprime violentamente a los manifestantes en el lugar en el que fueron heridos Sotelo y Pintado.

Mientras se informó que la Policía investigará este acto de vandalismo, la municipalidad de Lima condenó "todo acto que atente contra la libertad de expresión de los ciudadanos y de las muestras de solidaridad que se generaron tras los trágicos hechos ocurridos el pasado 14 de noviembre".

Agregó que está revisando los registros del equipo técnico de Seguridad Ciudadana para identificar plenamente a los responsables de las acciones y ha iniciado las coordinaciones con los artistas que pintaron el mural para su "reposición inmediata".

EXPRESIONES CIUDADANAS

Tanto el mural como el altar eran parte de las numerosas expresiones ciudadanas que se han presentado en Lima desde la muerte de los dos jóvenes en las protestas que también dejaron decenas de heridos por la excesiva represión policial.

Sotelo y Pintado, de 24 y 22 años, respectivamente, se han convertido en el símbolo de la "generación del bicentenario", como se ha denominado a los jóvenes que protestaron masivamente contra el renunciante presidente Manuel Merino y la clase política pocos meses antes del bicentenario de la independencia de Perú, que se conmemorará el próximo 28 de julio.

La Fiscalía ha abierto una investigación contra Merino, quien renunció al día siguiente de la muerte de los jóvenes, además de a su primer ministro, Ántero Flores-Aráoz, y ministro del Interior, Gastón Rodríguez, así como a jefes policiales y agentes que intervinieron en la represión.