Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 23:01

Paraguay y Brasil avanzan en "paraguas legal" para el comercio fronterizo

En la imagen un registro del presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez. EFE
En la imagen un registro del presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez. EFE
Paraguay y Brasil avanzan en "paraguas legal" para el comercio fronterizo

Las cancillerías de Paraguay y Brasil se encuentran en avanzadas negociaciones para diseñar "un paraguas legal" que permita la actividad comercial entre las fronteras de ambos países, cerradas por el coronavirus y con Ciudad del Este, motor del comercio paraguayo, como la zona más afectada.

El canciller paraguayo, Antonio Rivas, dijo este jueves a los periodistas que las conversaciones están en la parte final y solo falta que Brasil acepte el protocolo "que presentamos" para que el "courier terrestre" empiece a operar formalmente entre las urbes vecinas de uno y otro país.

Las autoridades paraguayas anunciaron el pasado junio algo parecido a una especie de "delivery" o comercio electrónico fronterizo entre los municipios interesados que no avanzó ante la falta de un acuerdo entre los Gobiernos como el impulsado ahora.

En Brasil se precisa del visto bueno de la Receita Federal (Administración Federal de Impuestos) y en Paraguay el mecanismo está impulsado por el Gobierno de Mario Abdo Benítez con la participación de los ministerios de Industria y Comercio, de Hacienda y la Cancillería.

"Hemos acercado el protocolo sanitario a las autoridades brasileras, que lo están analizando. Una vez cerrado podemos tener el mecanismo por el cual se va a instalar el comercio fronterizo", destacó Rivas.

La implementación de algún tipo de mecanismo que reactive el comercio bilateral supondrá un balón de oxígeno para las asfixiadas economías de Ciudad del Este, segunda urbe del país, y las de Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá.

Estas ciudades, que limitan con los estados sureños de Paraná y Mato Grosso do Sul, viven del intercambio comercial con el gigante vecino, por lo que padecen los efectos del cierre de fronteras si bien el transporte de mercancías no ha cesado desde la cuarentena de marzo pasado.

La preocupación del Gobierno paraguayo radica en el aspecto sanitario ante la situación de Brasil y la que atraviesa el departamento de Alto Paraná, cuya capital es Ciudad del Este, y que acumula la mayor parte de los casos de coronavirus de Paraguay.

El departamento retrocedió la pasada semana a una fase de mayores restricciones de circulación ante esa curva ascendente de casos.

El número de fallecidos en Paraguay desde marzo, cuando se detectó el primer caso en el país, es de 61 y unos 5.000 positivos.