Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 23 de abril de 2024
  • Actualizado 00:10

El Papa Francisco reitera su llamado a favor de la paz en todo el mundo en su mensaje de Pascua

El Santo Padre destacó que hoy, Domingo de Pascua, la Iglesia “revive el asombro de las mujeres que fueron al sepulcro al amanecer del primer día de la semana”. 

Imagen de archivo del papa Francisco./ ARCHIVO
Imagen de archivo del papa Francisco./ ARCHIVO
El Papa Francisco reitera su llamado a favor de la paz en todo el mundo en su mensaje de Pascua

En su mensaje pascual de este domingo 31 de marzo, el Papa Francisco expresó su anhelo de paz y el fin de las guerras en todo el mundo, especialmente en Tierra Santa, Ucrania y Siria. 

Tomando como referencia la piedra con la que se cerró el sepulcro de Jesús, el Santo Padre remarcó que también hoy “hay rocas pesadas, demasiado pesadas, que cierran las esperanzas de la humanidad: la roca de la guerra, la roca de las crisis humanitarias, la roca de las violaciones de los derechos humanos, la roca del tráfico de personas, y otras más”. 

A continuación, afirmó que “el gran descubrimiento” de la mañana de Pascua es que “aquella piedra tan grande, ya había sido corrida”.

“La tumba de Jesús está abierta y vacía, a partir de ahí comienza todo”, subrayó el Papa Francisco ante los miles de fieles que le escuchaban desde la Plaza de San Pedro del Vaticano. 

“A través de ese sepulcro vacío pasa el camino nuevo, aquel que ninguno de nosotros sino solo Dios pudo abrir: el camino de la vida en medio de la muerte, el camino de la paz en medio de la guerra, el camino de la reconciliación en medio del odio, el camino de la fraternidad en medio de la enemistad”.

En esta línea, reiteró que tan solo Dios es capaz “de quitar las piedras que cierran el camino hacia la vida” y recordó que Él mismo es el Camino de vida, de paz, de reconciliación y de fraternidad. 

“Él nos abre un pasaje que humanamente es imposible, porque solo Él quita el pecado del mundo y perdona nuestros pecados. Y sin el perdón de Dios, esa piedra no puede ser removida”, advirtió. 

“Solo Cristo resucitado, — señaló — dándonos el perdón de los pecados, nos abre el camino a un mundo renovado”.  

LLAMADO A LA PAZ

A continuación, el Santo Padre dirigió su mirada “a la Ciudad Santa de Jerusalén, testigo del misterio de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, y a todas las comunidades cristianas de Tierra Santa”.

El Papa Francisco pidió especialmente por las víctimas de Israel, Palestina y Ucrania, al tiempo que pidió que “Cristo resucitado abra un  camino de paz para las martirizadas poblaciones de esas regiones”.

Asimismo, instó a que se respeten  “los principios del derecho internacional” y pidió “por un intercambio general de todos los  prisioneros entre Rusia y Ucrania: ¡todos por todos!”.

Además, reiteró el llamamiento “para que se garantice la posibilidad del acceso de ayudas  humanitarias a Gaza, exhortando nuevamente a la rápida liberación de los rehenes secuestrados el  pasado 7 de octubre y a un inmediato alto el fuego en la Franja”.

“No permitamos que las hostilidades en curso continúen afectando gravemente a la población  civil, ya de por sí extenuada, y principalmente a los niños. Cuánto sufrimiento vemos en sus ojos”, lamentó el Santo Padre.