Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de enero de 2020
  • Actualizado 18:36

SON LOS DENOMINADOS “CINCO OJOS” QUE VIGILAN DESDE HACE UNOS AÑOS MAYORITARIAMENTE A PAKISTÁN, AFGANISTÁN, IRÁN, ARABIA SAUDÍ, IRAK, ENTRE OTROS

Cinco países espían al resto del mundo e intercambian datos

Cinco países espían al resto del mundo e intercambian datos



En junio de 2013, el extécnico de la CIA Edward Snowden comenzó a revelar el espionaje masivo de las telecomunicaciones por parte de EEUU.

El conjunto de los documentos que Snowden pasó a varios periodistas, entre ellos Glenn Greenwald, del británico The Guardian, son la base de las sucesivas informaciones periodísticas que han puesto en apuros a la Casa Blanca.

A nadie puede sorprender que todos los Estados recaben información constantemente para proteger sus intereses, unas veces de manera abierta y otras secreta. La novedad de las revelaciones de Snowden residen en el volumen y extensión del espionaje de EEUU, gracias a las tecnologías utilizadas, y en que sus objetivos han sido sus supuestos aliados y los mismos ciudadanos.

¿QUIÉN ESPÍA? Al principio, las filtraciones apuntaban a la Agencia Nacional de Seguridad (National Security Agency, NSA), la institución que centraliza la información de inteligencia de EEUU. Esta es quien controla y almacena los datos recopilados.

Sin embargo, después se ha ido sabiendo que otras agencias de inteligencia colaboraban con la NSA: es el caso del centro de escuchas británico, llamado Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (Government Communications Headquarters, GCHQ). En realidad, son cinco los países que espían al resto y comparten información, a cambio de no vigilarse entre sí. Son los llamados "Cinco ojos": EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, todos ellos anglosajones y antiguas colonias británicas.

Por los papeles de Snowden se ha sabido también que otros servicios, como la Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE) de Francia espían a sus propios ciudadanos.

Y, según confirmó el propio director de la NSA, los servicios secretos de Francia y España (CNI) habrían recabado millones de comunicaciones en zonas de guerra y fuera de sus fronteras y la habrían compartido con la Inteligencia norteamericana.

LOS ESPIADOS La NSA designa prioridades de interés: baja, intermedia o alta. Entre esos objetivos se encontraba el propio Estados Unidos, donde fueron interceptadas 2.349 millones de comunicaciones en el mes de enero de 2013.

Los países más espiados en números absolutos fueron Afganistán (12.500 millones de conexiones por mes), Pakistán (11.700 millones), Irán (11.500 millones), Arabia Saudí (7.400 millones) e Irak (6.700 millones), según un mapa que consta entre los documentos.

Snowden afirmó también que China, Hong Kong y Rusia eran, desde hacía tiempo, objetivos de la vigilancia estadounidense.

Mucho más ha sorprendido saber que EEUU espía también en el territorio de sus propios aliados de manera rutinaria, con picos mensuales de 100 millones de intercambios interceptados en Alemania; 70 millones en Francia; 60 millones en España y 46 en Italia, siempre según revelaciones periodísticas.

En América Latina, Brasil y México eran objetivos de las escuchas.

Algo similar ocurría con instituciones supranacionales, como la UE, cuya sede en Nueva York fue pinchada (así como las embajadas de los países miembros en Washington), la ONU o el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena. El GCHQ también colocó escuchas en la cumbre del G20 en 2009, celebrada en Londres. Y, según la prensa italiana, el Vaticano y el cónclave que eligió al papa Francisco fueron también vigilados.

Al menos 35 líderes políticos mundiales habrían estado entre los objetivos. Se sospecha que el móvil de la canciller alemana Ángela Merkel fue pinchado, al igual que el correo personal del entonces presidente mexicano Felipe Calderón o las comunicaciones de su homóloga brasileña Dilma Rousseff.

Los responsables de inteligencia de EEUU han dado su propia versión de los documentos y han asegurado que en realidad muestran el volumen de mensajes interceptados en el exterior en cooperación con los servicios de inteligencia de los países aliados, entre ellos el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), en España. Según esta versión, las informaciones se recopilaban de manera conjunta en terceros países y en zonas en conflicto.

EEUU utiliza desde 2007 el programa Prism (Prisma). Compañías de informática y telecomunicaciones, como Google, Facebook, Microsoft, Yahoo, Youtube y Apple abren a la NSA la "puerta trasera" de sus servidores para la obtención de datos personales.

Apuntes.

Justificaciones

Estados Unidos insiste en que su objetivo es combatir el terrorismo y garantizar la seguridad propia y de sus aliados, y así lo ha reiterado Barack Obama en numerosas ocasiones.

Pero del contenido de algunos de los informes se desprende que esto puede ser una mera excusa. "El sistema de espionaje se dedica en gran parte no a los terroristas, sino a personas inocentes de todo el mundo", ha advertido Greenwald.

Intereses

Buena parte del interés estadounidense se centra en la economía, para ofrecer una ventaja comparativa a sus empresas. Es el caso de la vigilancia a la empresa de hidrocarburos brasileña Petrobras.

Pero no solo eso. El espionaje a líderes internacionales, como Angela Merkel, y a embajadas probarían un interés en anticipar escenarios políticos. Por ejemplo, el “pinchazo a las delegaciones internacionales en Nueva York permitió saber el sentido del voto en la Asamblea General de la ONU en temas clave como el reconocimiento de Palestina como estado observador no miembro.

¿Cuándo se ha espiado?

Es fácil suponer que siempre ha existido una vigilancia mutua entre servicios de inteligencia. El diario alemán Der Spiegel cita programas como Blarney o Rampart-T, dirigidos contra gobiernos extranjeros, que estarían en vigor desde los años 70 y 90, respectivamente.

Pero este espionaje masivo comenzó, según los documentos de Snowden, a partir de 2007 con el programa Prisma.

Las nuevas tecnologías han facilitado mucho las actividades de los servicios secretos, que no necesitan salir de una habitación para tener accesibles datos de millones de personas al instante.

EEUU siempre ha espiado pero ahora lo hace de forma masiva gracias al avance de la tecnología", señala en RNE. Fernando Rueda, periodista, escritor y profesor de ´Periodismo de investigación en la Universidad San Pablo CEU de Madrid.

Los documentos del extécnico de la CIA muestran, sin embargo, picos de interceptaciones entre finales de 2012 y principios de 2013, coincidiendo con eventos como la cumbre Europea.

Asociación de la Prensa Alemana desaconseja usar Google y Yahoo 

La Asociación de la Prensa Alemana (DJV) desaconsejó ayer usar Google y Yahoo, ante las sospechas de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense se haya infiltrado en sus centros de datos y recopilado cientos de millones de cuentas de sus usuarios.

El trabajo periodístico debe poder garantizar la confidencialidad a sus fuentes, por lo que no es conveniente usar servicios que pueden haber sido objeto del espionaje de Estados Unidos, indicó el presidente de la DJV, Michael Konken.

"Hay otros buscadores y servicios de mail que, hasta lo que sabemos, son seguros", añadió el representante de ese gremio, sin concretar cuáles son esas alternativas no permeables.

Desde la DJV se indicó, sin embargo, que los servicios con sede en Europa -sea Alemania u otro país- son en general son más seguros.

Konken considera que las últimas revelaciones ponen en peligro el periodismo de investigación y advirtió de que ciertas fuentes confidenciales han empezado a mostrarse reticentes a dar informaciones, ante el temor a ser captadas por la NSA.

Parte de las revelaciones acerca del espionaje al teléfono móvil de la canciller Angela Merkel fueron difundidas por el semanario "Der Spiegel" y el popular diario "Bild", medios que asimismo han suministrado sucesivas informaciones relacionadas con la captación masiva de datos de millones de usuarios en Alemania.

La advertencia de la DJV sigue a las informaciones publicadas ayer por el diario "The Washington Post", según las cuales la NSA se infiltró en centros de datos de Google y Yahoo en todo el mundo y recopiló así cientos de millones de cuentas de usuarios.

El Post cita como fuente documentos del exanalista de la NSA Edward Snowden, actualmente asilado en Rusia.

De acuerdo con esas informaciones, la NSA envía todos los días millones de registros de las redes internas de Yahoo y Google a su sede en Fort Meade, a las afueras de Washington.

En un periodo de 30 días la NSA habría procesado más de 181 millones de nuevos registros, que incluyen desde información sobre el emisor o destinatario de un correo electrónico hasta datos sobre su contenido.

EEUU dice que todos vigilan ante crisis de confianza

MIRIAM BURGUÉS/EFE



El Gobierno de EEUU ha optado por escudarse en que la realidad es que todos los países espían ante la crisis de confianza con aliados, especialmente en Europa, que considera que las prácticas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) sobrepasan los límites de lo permisible.

En este 2013 "ya no existe la privacidad". Si la canciller alemana, Angela Merkel, o el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, "piensan que son inmunes a la disponibilidad masiva de información personal y privada están profundamente equivocados", argumentó a EFE Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Iowa.

"Los rusos, los chinos, los franceses y sí, también los estadounidenses, están llevando a cabo vigilancia minuto a minuto de importantes objetivos", anotó este analista.

Marc Fisher, columnista del The Washington Post, parafrasea al estadista británico del siglo XXI Lord Palmerston para recordar que "los países no tienen amigos, tienen intereses", al sostener que espiar a naciones extranjeras aliadas "no viola las prácticas habituales de las relaciones internacionales".

En esa misma línea de argumentación se están moviendo los jefes de la inteligencia estadounidense.

El Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, dijo el martes en una audiencia ante el Congreso que tratar de determinar las intenciones de los líderes extranjeros, ya sea mediante un acercamiento a ellos o accediendo a sus comunicaciones, es una "máxima fundamental" de los servicios de espionaje de cualquier país.

Al ser preguntado sobre si cree que naciones amigas espían al presidente Barack Obama o a otros líderes estadounidenses, Clapper respondió tajante: "Por supuesto".

Mientras, el director de la NSA, el general Keith Alexander, dejó claro en la misma audiencia que son "completamente falsos" los informes de prensa acerca de que esa agencia recopiló millones de registros telefónicos de ciudadanos en Francia, España y otros países europeos.

Según Alexander, fueron los socios de la OTAN los que proporcionaron a EEUU esos datos, recopilados en diferentes lugares del mundo como parte de un programa para proteger los intereses militares de todos estos países.

Para el profesor Schmidt, ni Merkel ni Rajoy son "un blanco específico" del espionaje estadounidense, sino únicamente una parte de "un sistema de inteligencia masivo" que incluye información recogida por la NSA y por entidades europeas similares.