Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 06:32

Ómicron se expande en 4 países latinos, en Bolivia no se reporta y en Perú hay sospechas

Se trata de Brasil, México, Chile y Argentina, naciones que ya fueron tomando decisiones para prevenir escenarios complicados. Desde el Ministerio de Salud boliviano evalúan que podría haber una "convivencia pacífica" con el virus.
Investigadores de cinco diferentes centros científicos y universitarios del país realizan la secuencia genética de 195 muestras del virus, en Brasil. EFE
Investigadores de cinco diferentes centros científicos y universitarios del país realizan la secuencia genética de 195 muestras del virus, en Brasil. EFE
Ómicron se expande en 4 países latinos, en Bolivia no se reporta y en Perú hay sospechas

En Latinoamérica son cuatro los países en los que ya se confirmó la presencia de la variante Ómicron de COVID-19. Se trata de Brasil, México, Chile y Argentina, naciones que fueron reportando la mutación en diferentes tiempos. En Perú, por su parte, hay indicios.

El Gobierno incaico no confirmó algún caso activo de Ómicron. Esto, pese a que un viajero fue identificado con el virus en Japón, el pasado 27 de noviembre. Se presume que contrajo el virus cuando hizo una escala en Brasil tras salir de ese territorio. 

Ante esta alerta, una de las principales medidas para frenar el aumento de contagios, que supera los 1.000 casos diarios en ese país, es la presentación del carnet de vacunación para los mayores de 18 años que ingresen a espacios cerrados, como restaurantes, comercios o supermercados.

En Brasil, tras la llegada de la nueva variante de coronavirus, al menos 20 capitales estaduales decidieron suspender los eventos previstos para la noche del 31 de diciembre.

"Vamos a cancelar, de esta forma, la celebración oficial de la fiesta de año nuevo en Río", anunció el alcalde Eduardo Paes, en su cuenta de Twitter. En Brasil, la pandemia se ha cobrado más de 615,000 vidas, el segundo total más alto del mundo después de Estados Unidos.

La situación en México es de alerta ante la presencia del Ómicron. De hecho, están apostando por intensificar la vacunación, que ya llegó a más del 52% con el esquema completo. 

Entre tanto, desde el 26 de noviembre se estableció un protocolo de vigilancia virológica que identifica tempranamente casos de COVID-19 en personas que llegan de cualquier parte del país.

“Cerrar fronteras y bloquear personas o bienes, no son medidas útiles para contener las variantes”, indicó el subsecretario de Prevención de la Salud de México, Hugo López-Gatell.

Entre tanto, el gobierno chileno anunció este lunes la suspensión de la apertura de tres pasos fronterizos terrestres por esta nueva variante y la prohibición del ingreso a ese territorio de personas que provengan de siete naciones africanas. 

Los pasos terrestres que iban a ser abiertos son Chacalluta, en la frontera con Perú; Pino Hachado, en el límite con Argentina; y Colchane, en la frontera con Bolivia.

Por su parte, la ministra de Salud de Argentina, Carla Vizzotti, anunció la postergación de la reanudación de los vuelos directos hacia países africanos que estaba pautada para mediados de diciembre. Asimismo, indicó que los residentes en su país deberán portar de manera obligatoria un pase sanitario en lugares cerrados.

En Bolivia, por otro lado, la situación es expectante. El ministro de Salud, Jeyson Auza, informó que el país se encuentra preparado, en caso de que la variante se instale. También anticipó que uno de los escenarios más dables es que exista una "convivencia pacífica" con Ómicron, por lo que podrá ser infecciosa, pero no tan letal.

"Si este virus es más contagioso, puede evadir las vacunas, pero sus síntomas serán leves y no producen muerte. Si esto ocurre, estaríamos ante una buena noticia para la humanidad porque significaría el inicio de la convivencia pacífica de los humanos con el virus”, informó, dando esperanzas, en Red Uno.