Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 12:35

OIT: 4 grupos de mujeres sufren aún más los efectos de la pandemia

Un estudio sobre la igualdad de género y el mercado de trabajo refleja que 4.3 millones de mujeres de América Latina y el Caribe no logró recuperar su trabajo. Alerta por retroceso sin precedentes y un aumento de la brecha. Este 8 de diciembre es el Día Internacional de la Mujer.
 Una mujer realizando tareas domésticas. ARCHIVO
Una mujer realizando tareas domésticas. ARCHIVO
OIT: 4 grupos de mujeres sufren aún más los efectos de la pandemia

La pandemia de la COVID-19 afecta el mundo laboral de las mujeres y principalmente a cuatro grupos, lo que alerta de un retroceso sin precedentes en la igualdad de género.

Son las mujeres del área rural; las jefas del hogar con niños pequeños; aquellas de menos formación y educación; y las mujeres indígenas y afrodescendientes.

Según el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “América Latina y Caribe: Políticas de igualdad de género y mercado de trabajo durante la pandemia”, que se dio a conocer la semana pasada, las brechas de género aumentan de manera histórica.

El documento también señala que 4.3 millones de mujeres no lograron recuperar su trabajo.

Las cifras muestras que el empleo de las mujeres en las Américas descendió entre 2019 y 2020 un 9.4% por los efectos de la COVID-19 frente al 7% en los varones.

“Los puestos de trabajo masculinos perdidos en el primer semestre del 2020 (alrededor de 26 millones) se recuperan hacia el tercer trimestre de 2021, pero de los 23.6 millones femeninos que se perdieron solo se recuperaron 19.3”, se lee en el informe.

LA SITUACIÓN

Las mujeres en América Latina y el Caribe tienen algo en común: están concentradas en el empleo informal y en las micro, pequeñas y medianas empresas. Son la mayoría.

También predomina su presencia en el comercio, restaurantes, hoteles y actividades de esparcimiento.

El análisis de OIT dice que las medidas adoptadas para atender la emergencia sanitaria, como el cierre de los centros educativos y de cuidados en forma generalizada, tuvieron un impacto negativo en la participación laboral femenina.

“El trabajo doméstico, donde el 91% del empleo es femenino y el 72% es empleo informal, se vio afectado por una pérdida considerable de puestos de trabajo”, indica el informe.

Asimismo, establece que la autonomía económica se vio afectada por dos vías: el incremento en la carga de trabajo no remunerado, que reduce su participación laboral y la mayor contracción del empleo.

“Ello impactó en mayor medida en las mujeres jóvenes, de bajos recursos, aquellas que tienen hijas e hijos más pequeños a cargo, son jefas del hogar y tienden a ocuparse en los sectores vinculados al turismo, el esparcimiento y el servicio doméstico”, añade el documento.

LAS ACCIONES

Al comienzo de la pandemia se identificaron muy pocas medidas con enfoque de género, según la OIT.

Muy pocos países invirtieron en servicios de cuidado para ampliar y formalizar el empleo femenino en el sector y contribuir con una inserción más plena de las mujeres en el mercado laboral.

Sin embargo, destacan algunos esfuerzos para revertir la profundización de la desigualdad que generó esta crisis.

Se mencionan las buenas prácticas en políticas para atender la emergencia social con enfoque de género. Está la priorización de las transferencias monetarias a las mujeres, jefas del hogar o con hijas e hijos pequeños y adultas mayores; y acceso de personas migrantes a beneficios y derechos básicos que no tienen garantizados en estas circunstancias como parte de la protección del empleo.

La OIT destaca que el sector de los cuidados es una fuente importante de empleo dado que “existe una demanda insatisfecha que irá creciendo con el envejecimiento poblacional y las mujeres pueden beneficiarse con la expansión de ese sector”. Pero, a pesar de ello, “muy pocos países están pensando en estrategias para su desarrollo y las inversiones son aún muy tímidas”.

“Este 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer debemos tener muy en cuenta que enfrentamos un retroceso preocupante en la igualdad de género en el trabajo, y por lo tanto la región necesita redoblar esfuerzos para recuperar el terreno perdido y generar más y mejores oportunidades laborales para las mujeres”, dijo el Director de OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro, según una nota de prensa.