Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de octubre de 2020
  • Actualizado 17:00

Nueva York llevará a Trump a los tribunales si recorta fondos federales

“Si persiste en tratar de negar la financiación que está manteniendo a la ciudad de Nueva York en marcha en mitad de esta crisis, le veremos en el juzgado y, una vez más, le derrotaremos”, dijo el demócrata De Blasio en una conferencia de prensa.
El presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump. EFE
El presidente de Estados Unidos (EEUU), Donald Trump. EFE
Nueva York llevará a Trump a los tribunales si recorta fondos federales

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró este jueves que llevará ante los tribunales al presidente Donald Trump si cumple con su amenaza de recortar fondos federales a la Gran Manzana y otras ciudades donde se han registrado grandes protestas contra el racismo y que el mandatario ha tachado de "anarquistas".

“Si persiste en tratar de negar la financiación que está manteniendo a la ciudad de Nueva York en marcha en mitad de esta crisis, le veremos en el juzgado y, una vez más, le derrotaremos”, dijo el demócrata De Blasio en una conferencia de prensa.

El alcalde neoyorquino reaccionó así un día después de que Trump firmase un documento en el que declara que su Gobierno "no permitirá que los dólares de los contribuyentes federales financien ciudades que se han deteriorado hasta ser zonas sin ley".

El mandatario ordenó al fiscal general de Estados Unidos, William Barr, que publique en el plazo de dos semanas una lista de "jurisdicciones anarquistas" que han "permitido que persista la violencia y la destrucción de la propiedad, y que se han negado a tomar medidas razonables para contrarrestar esas actividades criminales".

Aunque esa lista aún está por elaborar, Trump mencionó en concreto cuatro ciudades donde ha habido fuertes protestas contra la violencia policial contra los afroamericanos en los últimos meses: Nueva York, Washington, Seattle y Portland, todas ellas gobernadas por la oposición demócrata.

Las cuatro se unieron este jueves para responder y, en un comunicado conjunto, denunciaron ser víctimas de ataques “ilegales” e “inconstitucionales” por parte de la Casa Blanca, asegurando que esas maniobras serán derrotadas en los tribunales.

“Nuestras ciudades, y los millones de estadounidenses a los que representamos, no son las fichas de juego político del presidente Trump”, subrayaron en la nota, en la que recordaron que el país está teniendo que hacer frente a “desafíos sin precedentes” por la pandemia.

“El presidente Trump necesita despertar ante la realidad a la que se enfrentan nuestras ciudades -y todo nuestro país- y darse cuenta de que no está por encima de la ley”, señalaron en la nota.

FISCAL DICE QUE ES UNA ESTRATEGIA ELECTORAL "DESESPERADA"

La fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, aseguró que el plan del presidente es una estrategia electoral “desesperada” y le advirtió de que si sigue adelante tomará acciones legales de manera inmediata.

“El presidente no es un dictador y sus intentos de un gobierno tirano se encontrarán con una feroz oposición”, dijo James en un comunicado.

Esta no es la primera vez que Trump intenta privar de fondos federales a las localidades que implementan políticas a las que se opone.

En 2017, trató de hacerlo con las llamadas "ciudades santuario", aquellas que se niegan a colaborar con las autoridades federales para deportar a inmigrantes indocumentados, pero los tribunales frenaron ese decreto al considerar que el presidente no puede decidir sobre presupuestos municipales.

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, que ya había arremetido en la víspera contra el plan anunciado por Trump, protagonizó este jueves un duro enfrentamiento verbal con el presidente en torno a la gestión de la pandemia.

Trump respondió a Cuomo a través de Twitter, acusándole entre otras cosas de ser el responsable de miles de muertes por coronavirus en centros de ancianos “por su incompetencia”.

El gobernador neoyorquino no tardó en reaccionar en una conferencia telefónica, en la que cargó nuevamente contra Trump y contra su respuesta al coronavirus, que calificó de negligente.

También denunció que la Casa Blanca esté promoviendo la idea de que puede haber una vacuna para primeros de noviembre: “Va a ser un fármaco milagro del día de las elecciones”, ironizó, asegurando que no se fía de las autoridades federales y que su Administración revisará cualquier vacuna antes de recomendar su uso.