Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

Muere a los 91 años Gorbachov, el hombre que acabó con la Guerra Fría

El último dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas llevaba más de un año hospitalizado y murió ayer por su avanzada edad y diferentes afecciones. 
Mijaíl Gorbachov, el último dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. EFE
Mijaíl Gorbachov, el último dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. EFE
Muere a los 91 años Gorbachov, el hombre que acabó con la Guerra Fría

El último dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Mijaíl Gorbachov, que puso fin hace más de treinta años a la Guerra Fría, falleció ayer en Moscú a la edad de 91 años, justo cuando su país ha renovado su antagonismo con Occidente.

“Se ha ido un gran hombre. Un hombre que cambió la vida de su país y del mundo, en general. Un hombre que cambió el mundo para siempre”, dijo a EFE Pável Palazhchenko, portavoz e intérprete de Gorbachov.

El Kremlin no tardó en expresar el “profundo” pesar del presidente ruso, Vladímir Putin, por la muerte de Gorbachov, que dirigió la URSS entre marzo de 1985 y su desaparición en diciembre de 1991.

Paradójicamente, la muerte le llegó a pocos meses de que se cumpla el centenario de la fundación de la URSS por Lenin en diciembre de 1922, cinco años después de la Revolución Bolchevique.

LARGA CONVALECENCIA

Ni el Fondo Gorbachov ni sus allegados habían informado públicamente sobre su estado de salud, pero era un secreto a voces que “Gorbi”, como era conocido en Occidente, estaba muy desmejorado.

“Por recomendación de los médicos llevaba más de un año ingresado en el hospital. Recientemente, su estado de salud empeoró”, comentó Palazhchenko, visiblemente afectado.

Fuentes del Hospital Clínico Central de Moscú, donde murió, negaron que el fallecimiento tuviera relación alguna con el coronavirus, sino con su avanzada edad y las diferentes afecciones que arrastraba.

En sus últimas apariciones públicas hace dos años, la parada militar con ocasión del Día de la Victoria o el estreno en el Teatro de las Naciones de una obra de teatro que rehabilitaba su figura, se le vio siempre en silla de ruedas.

Su hija Irina, su mayor confidente desde la muerte de su esposa, Raísa, le acompañó hasta el último momento, según informó el Fondo Gorbachov.

El antiguo mandatario será enterrado en los próximos días en el cementerio de personajes ilustres de Novodevichie en la capital rusa junto a su inseparable Raísa, que murió de leucemia en 1999.

Allí también yacen los restos de su mayor rival y primer presidente democráticamente elegido de la historia de la Federación Rusa, Boris Yeltsin.