Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 00:05

La moneda rusa se desploma como nunca antes y vale menos que el peso argentino

El rublo registraba este miércoles una suba de alrededor del 2% en las primeras operaciones de la jornada, tras la estrepitosa caída del lunes, en el marco de la crisis financiera que atraviesa Rusia, sin embargo, la relación es de 0.96 pesos argentinos por rublo.
Imagen referencial de rublos. Pixabay
Imagen referencial de los rublos. Pixabay
La moneda rusa se desploma como nunca antes y vale menos que el peso argentino

En medio de la invasión de Rusia a Ucrania y las consecuentes medidas financieras llevadas a cabo por occidente a través de la desconexión de la red interbancaria Swift, el rublo ruso se desplomó más de 30% el lunes, y si bien se recuperó en torno a un 5% este martes, sigue en mínimos históricos y ya vale menos que el peso argentino, unas de las monedas más devaluadas en el último año junto a la lira turca. 

El rublo registraba este miércoles una suba de alrededor del 2% en las primeras operaciones de la jornada, tras la estrepitosa caída del lunes, en el marco de la crisis financiera que atraviesa Rusia, sin embargo, la relación es de 0.96 pesos argentinos por rublo.

El país presidido por Vladimir Putin recibió numerosas sanciones económicas que lo aislaron del mundo luego de invadir Ucrania. Este martes, la moneda rusa experimentaba una suba de más de 2% y cotizaba a USD 96.80, tras el histórico desplome del lunes, cuando la divisa llegó a bajar hasta un 30%.

Por otro lado, la suerte del peso argentino, lejos de toda crisis militar, está signada por la necesidad del Gobierno de frenar el atraso del tipo de cambio oficial respecto de la inflación. El dólar mayorista intentó funcionar como ancla inflacionaria durante 2021. Avanzó 22% en el año mientras la inflación superó el 50%.

Cabe recordar que el rublo se mantuvo desde 2003 y por más de una década debajo del peso argentino en medio de la transición de una economía socialista a una capitalista de mercado. A partir de 2014, la economía rusa empezó a sufrir una serie de altibajos, como consecuencia de la caída de los precios del petróleo y las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea y una fuerte fuga de capitales. Recién a partir de mediados de 2020 el rublo logró superar en valor al peso argentino hasta que el derrumbe que registró esta semana en medio de la escala bélica con Ucrania lo volvió a dejar por debajo de nuestra moneda.

Respecto a la caída del rublo, las potencias occidentales decidieron durante el último fin de semana prohibir las operaciones del Banco Central ruso y expulsar a algunos bancos de ese país de internacional Swift. Esas medidas provocaron una masiva fuga de capitales, situación que afecta la estructura financiera rusa.

El lunes, el rublo se derrumbó pero luego recortó esa caída en torno al 17%, por la decisión de las autoridades rusas de que las empresas exportadoras de energía, como Gazprom o Rosneft, dispongan la conversión a rublos de sus ingresos en divisas ante la incapacidad del Banco Central de intervenir.

Estas sanciones -que también comprenden la exclusión de algunos bancos rusos del mecanismo financiero Swift- paralizan buena parte de los 600.000 millones de euros en oro y divisas de la autoridad monetaria. El objetivo de las sanciones es hacerle pagar a Putin un alto costo económico e interno y convertir a Rusia un “paria financiero internacional”, desactivando la operatividad de los bancos rusos y “desarmando” al Banco Central, conducido por Elvira Nabiulina, una economista y asesora de la máxima confianza del líder ruso.