Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:22

LOS HECHOS DEL 22 DE FEBRERO DEJARON UNOS 80 MUERTOS

Masacre en cárceles de Ecuador, la más letal en América Latina

Los fallecimientos acaecidos en cuatro centros penitenciarios de ese país superaron los registros de crisis similares en el continente de los últimos cinco años.

Militares custodian los exteriores de la cárcel de Latacunga (Ecuador).  EFE
Militares custodian los exteriores de la cárcel de Latacunga (Ecuador). EFE
Masacre en cárceles de Ecuador, la más letal en América Latina

Una ola de motines azotó a Ecuador el pasado martes y dejó un saldo de unos 80 muertos luego de que se registraran fuertes enfrentamientos al interior de los recintos penitenciarios de Cuenca, Guayaquil y Latacunga. Dicha cifra es la más alta del continente en los últimos cinco años y transcurre en medio de la lucha contra la pandemia del COVID-19.

En 2017, dos motines en México dejaron 16 muertos en Cadereyta, en el centro del país, y 28 en Acapulco, en el sur. En ese mismo año, hubo 37 víctimas en un centro de detención provisional en el estado venezolano del Amazonas, en el sur del país.

En 2018, en uno de los peores motines de Venezuela, 68 personas perdieron la vida en un incendio en la cárcel de una comisaría en la ciudad norteña de Valencia. 

El 25 de mayo de 2019 murieron al menos 29 presos en unos enfrentamientos en la cárcel de Acarigua, en el oeste de Venezuela, de acuerdo con una nota periodística de OPINIÓN, publicada el 18  de agosto de ese año.

Más recientemente, el primer brote de coronavirus generó motines y múltiples intentos de fuga en las cárceles del continente. Puntualmente en marzo del año pasado un motín en una cárcel de Bogotá dejó 23 muertos y casi 90 heridos. Luego, en un motín e intento de fuga en el penal Miguel Castro Castro de Perú resultaron nueve reclusos muertos y 67 heridos, entre internos y agentes. En Argentina, por lo menos cinco reos murieron y 11 guardias quedaron lesionados por incidentes en varias prisiones. En tanto que el 2 de mayo de 2020, un intento de fuga en la cárcel de Los Llanos, en Venezuela, dejó casi 50 muertos y decenas de heridos, según registró el portal dw.com.

La última cifra que superó el registro ecuatoriano de 2021 ocurrió en 2005, cuando una pelea entre reclusos de la prisión dominicana de Higüey, a 150 kilómetros de Santo Domingo, terminó con un gigantesco incendio provocado por el fuego en los colchones. Murieron 135 personas.

El país del Caribe continúa recuperándose del impacto de esta situación. De acuerdo con EFE, las autoridades penitenciarias de Ecuador informaron el pasado jueves que se logró frustrar un intento de fuga de 14 presos, que fueron recapturados fuera de una prisión de Guayaquil en medio de la crisis carcelaria que vive el país por una ola de motines.

En un comunicado, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI) precisó que, tras la intervención de la Policía Nacional, "se logró restablecer el orden y retomar el control en los Centros de Privación de Libertad (CPL) Guayas número 4 y Cotopaxi número 1".

El Ministerio de Gobierno desplegó para tal operación un contingente del Grupo Especial Alpha (GEA), "para dar apoyo a los miembros policiales", al mismo tiempo que personal de las Fuerzas Armadas resguarda los perímetros de los centros penitenciarios.

El director del sistema penitenciario (SNAI), Edmundo Moncayo, atribuyó las causas de los enfrentamientos a una lucha encarnizada por el poder en la que están implicadas al menos seis bandas ecuatorianas relacionadas con el narcotráfico. Se trata de Los Choneros, cuyo líder (Jorge Luis Zambrano, "Rasquiña") fue asesinado por un sicario tras recuperar su libertad en diciembre, Los Lagartos, Los Lobos, Tiguerones, Los Pipos, y Chonekillers.

Las advertencias son numerosas entre los familiares, por redes sociales y hasta en los medios de comunicación, donde se alerta de nuevos enfrentamientos o pequeños intentos de amotinamientos. La preocupación continúa para los familiares de los reos fallecidos.