Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 16:41

Macri cumple 60 años, pero prefiere decir que tiene "35 años de ingeniero"

Macri cumple 60 años, pero prefiere decir que tiene "35 años de ingeniero"

El presidente argentino, Mauricio Macri, que cumple este viernes 60 años, afirmó que no puede ser que tenga esa edad y que prefiere decir que tiene "35 años de ingeniero".


"Viéndome, hay una problema de ´bad information´ (mala información) porque yo 60 no puedo tener. Hay que arreglar esto. Digamos que tengo 35 años de ingeniero", dijo el mandatario en un acto tras recorrer las obras de tendido de una red de desagües cloacales en la periferia sur de Buenos Aires.

Macri, que lleva algo más de tres años como presidente y podría aspirar en los comicios de este año a un nuevo mandato de cuatro años, afirmó que seguirá "comprometido por trabajar, por 60 años más por lo menos".

El presidente compartió el acto en la localidad bonaerense de Dock Sud con la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el alcalde capitalino, Horacio Rodríguez Larreta, quienes aprovecharon la ocasión para felicitar públicamente a su líder político.

"Feliz cumpleaños a Mauricio. Muchas felicidades. Creo que es una linda manera de empezar el cumpleaños ver una obra tan impresionante", dijo el alcalde, entre el aplauso de otros miembros del Gobierno.

Por su parte, Vidal agradeció al presidente "tantos años de dedicación, de compromiso, de entrega, de hacer siempre con genuina convicción lo que cree mejor para los argentinos".

Más tarde, Macri, que nació en la localidad bonaerense de Tandil, compartió a través de las redes sociales una entrevista que le hizo el filósofo Alejandro Rozitchner para +D60, una publicación de la Secretaría General de la Presidencia y el ente estatal de servicios de salud para loas jubilados.

Allí reveló que desde que celebró sus 50 años, no volvió a festejar su cumpleaños porque es "complicado" con la vida que lleva y solo hace algo "informal".

"Me está costando asumir este dígito porque cuando mi viejo (su padre, el empresario italiano Franco Macri) cumplió 60 decía ´qué viejo está´. Me parecía que era una edad a la que era casi imposible de llegar. Y de golpe llegó. Estoy en cortocircuito porque no me siento de 60", señaló.

Dijo que se proyecta para llegar hasta los 85 con "buena independencia motriz y mental", para los cual trata de entrenar todos los días.

Recordó que casi muere a los 39 cuando chocó contra un árbol esquiando en Estados Unidos y estuvo nueve días en cuidados intensivos.

"Hice algo en ese bosque totalmente irracional que me llevó a chocar porque quise demostrarme que yo tenía todavía 20. Fue una estupidez que casi me cuesta la vida", reflexionó.

Asimismo, aunque no hizo referencia a ello, uno de los capítulos más recordados de la vida del actual jefe de Estado fue su secuestro en 1991, durante dos semanas, que finalizó cuando su padre, el empresario Franco Macri, negoció personalmente con los secuestradores y fue liberado a cambio de un rescate de 6 millones de dólares.

Macri dijo que cree que no tuvo una edad mejor que otra en la vida, aunque piensa que "en muchos aspectos" hoy es su "mejor momento.

Por otra parte, aseguró que se fue "alejando cada vez más del consumismo": "Prácticamente no compro nada. No tengo ese placer que tenía en otra época. No me compro un auto desde hace más de diez años. No uso reloj, no uso anillo... No siento que ahí me vaya la felicidad".

En su lista de "pendientes", señaló, está el aprender a cocinar bien, a jugar mejor a las cartas, paisajismo y tecnología digital y tener más tiempo para los "libros atrasados" y ver cine y series.

Sobre la muerte, dijo que está "empezando a socializar" con esa idea tras la partida de varios amigos.

Afirmó que espera que su muerte sea "rápida" porque no le gustaría quedar "atrapado en la vida" como le está pasando a su padre, de 88 años, que "hace más de un año está postrado y, si tiene algún momento de lucidez, la debe pasar muy mal porque ahí toma conciencia de su incapacidad".

"En el último trato consciente que tuve con él me pidió que le dé alguna pastillita para sacarlo de acá. Le dije que no se puede eso. ´No puedo, papá, no se puede´", reveló.