Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 10 de diciembre de 2019
  • Actualizado 09:58

Lenín Moreno no se arrepiente de su respuesta a las protestas en Ecuador

Manifestantes acompañan el féretro con el cadáver de un dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) que murió durante las protestas contra las medidas económicas del gobierno de Lenin Moreno, en Quito (Ecuador). EFE/ José Jácome
Manifestantes acompañan el féretro con el cadáver de un dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) que murió durante las protestas contra las medidas económicas del gobierno de Lenin Moreno, en Quito (Ecuador). EFE/ José Jácome
Lenín Moreno no se arrepiente de su respuesta a las protestas en Ecuador

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, no se arrepiente de su respuesta a las protestas que sacudieron su país en octubre pasado y cree que hizo lo correcto al tratar de eliminar un subsidio “perverso” a los combustibles que, a su juicio, beneficia a los “más pudientes, narcos y traficantes”.

En un encuentro con un reducido grupo de medios en Madrid, donde participó en la cumbre del clima (COP25), Moreno dijo que en un “enfrentamiento duro" como el que se vivió en esas protestas, en las que murieron una decena de personas y más de 1.300 resultaron heridas, es “difícil que no haya excesos”.

“Con unos 10 mil policías en la calle, con unos 20 mil a  30 mil manifestantes en la calle también, es muy difícil que no haya excesos, pero los estamos investigando”, subrayó Moreno, quien añadió que se aplicó “de manera correcta el uso de la fuerza progresiva” durante las casi dos semanas de disturbios, saqueos y bloqueos de carreteras.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, que envió a Ecuador un equipo de expertos del 21 de octubre al 8 de noviembre, recibió denuncias sobre al menos 9 muertos, 1.507 heridos (de ellos 435 miembros de las fuerzas de seguridad) y 1.382 detenidos.

REFLEXIÓN SOBRE LAS PROTESTAS Las manifestaciones en Ecuador tuvieron lugar entre el 3 y el 13 de octubre, después de que Moreno anunciara unos ajustes económicos en los que se incluía el retiro del subsidio a los combustibles.

Presionado por las protestas, que encabezó el movimiento indígena, el Gobierno de Moreno derogó el decreto que eliminaba ese subsidio y con el que pretendía recaudar al año unos 1.400 millones de dólares.

“Nosotros actuamos de forma correcta”, insistió   Lenín Moreno al ser preguntado sobre si se arrepiente de cómo gestionó las protestas.