Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 14 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:20

EN BOLIVIA, LA COCAÍNA ES LA DROGA ESTIMULANTE MÁS CONSUMIDA

Informe: mujeres y jóvenes usan más drogas y faltan tratamientos

Según la Unodc, hay un aumento sin precedentes de la producción pese a la pandemia de COVID-19. Los trastornos están relacionados con el cannabis y pueden generar comportamientos peligrosos.
Imagen referencial sobre el consumo de drogas.              RRSS
Imagen referencial sobre el consumo de drogas. RRSS
Informe: mujeres y jóvenes usan más drogas y faltan tratamientos

El Informe Mundial sobre las Drogas 2022 de la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Droga y el Delito (Unodc) alerta sobre el consumo de más drogas en los jóvenes y en las mujeres y las continuas deficiencias en la disponibilidad de tratamientos.

Señala que hay indicios de que los hábitos de consumo podrían haberse vuelto más dañinos durante la pandemia de COVID-19, además de la expansión de las drogas sintéticas a nuevos mercados y un aumento en el riesgo de recaídas.

A esto se suma el dato de que uno de cada 11 consumidores requiere tratamiento, pero ni siquiera esta persona logra un acceso adecuado, según Sofía Díaz, coordinadora del proyecto en Unodc México. 

En este contexto de pandemia refiere también que hay un incremento sin precedentes de la fabricación de cocaína, además de la expansión a nuevos mercados. 

El crecimiento de la producción es del 11% en 2020, que representa a 1.982 toneladas. Las incautaciones también aumentaron a un récord de 1.424 toneladas en el mismo año. 

CONSUMIDORES El informe continúa señalando que el 5.6% de la población, alrededor de 284 millones de personas, entre 15 y 64 años, consumieron drogas en todo el mundo, lo que supone un aumento del 26% respecto a la década anterior.

En el mundo, incluido Bolivia, la cocaína es la droga estimulante más consumida. 

El año pasado hubo alrededor de 275 millones de personas que utilizaron drogas y más de 36 millones que sufrieron trastornos. 

Se trata de un incremento generalizado en los últimos 10 años y existen indicios de que se sigue en esa línea, después de una disminución durante la pandemia.

Esto se atribuye a la legalización del cannabis (marihuana) en algunas partes del mundo. El aumento es del 20% en su consumo y son más mujeres las que lo usan. Aunque raramente se asocia a la mortalidad, es el causante de una parte importante de los daños relacionados con las drogas.

“Aproximadamente el 40% de los países notificaron que el cannabis era la droga relacionada con el mayor número de trastornos por consumo de drogas, y el 33 % lo señaló como la droga principal que consumían las personas que se habían sometido a tratamiento”, se lee en el documento.

Por otro lado, señala que en la mayor parte de América Latina los trastornos fueron por consumo de cocaína y en Bolivia no existen datos oficiales. En Brasil son los fármacos mientras que en Chile, Uruguay y Paraguay es la cocaína y México es el único país del continente americano donde son los estimulantes de tipo anfetamínico.

Otra tendencia reciente es la aparición de unos “sellos” de papel secante que contienen diversas NSP (nuevas sustancias psicoactivas) que provocan efectos alucinógenos y son las más dañinas.

LA SITUACIÓN Según la Directora Ejecutiva de Unodc, Ghada Waly, las cifras de producción e incautación de muchas drogas ilícitas están alcanzando niveles récord, incluso cuando las emergencias globales están aumentando las vulnerabilidades.

Dijo también que las percepciones erróneas sobre la magnitud del problema y los riesgos relacionados están privando a las personas de los servicios de atención y tratamiento y conduciendo a la juventud hacia comportamientos peligrosos.

En el informe, con respecto al consumo de cannabis, la prevalencia anual mundial en los jóvenes de 15 y 16 años es del 5.8%; frente al 4.1% de los que tienen entre 15 y 64 años. Esto significa que los jóvenes suelen declarar un nivel de consumo de drogas superior al de los adultos e incluso que de las generaciones anteriores. 

Otro dato del documento da cuenta que las personas en tratamiento por consumo de drogas tienen menos de 35 años.

Los datos recogidos, principalmente de América del Sur, también muestran que la mayoría de los tratamientos que se realizan, relacionados con drogas, son por el consumo de cannabis, contrariamente a lo que sucede en Europa y Asia, donde la relación es con el consumo de opiáceos. En EEUU y Canadá bate récord el uso no médico del fentanilo que causa muertes por sobredosis.

MUJERES Con relación a la brecha de género y disparidades se advierte que las mujeres tienden a aumentar su ritmo de consumo y a desarrollar trastornos con mayor rapidez que los hombres.

“La pandemia podría haber afectado de manera desproporcionada a las mujeres que consumen drogas”, dice el documento. 

Continúa y da cuenta que casi una de cada dos personas que consumieron estimulantes de tipo anfetamínico en el año anterior es mujer y solo una de cada cinco personas que recibe tratamiento por trastornos por consumo de esas sustancias pertenece a este género.

“Se calcula que las mujeres representan actualmente entre el 45% y el 49% de quienes consumen anfetaminas y usuarios no médicos de estimulantes farmacéuticos, opiáceos farmacéuticos, sedantes y tranquilizantes”, agrega.

Por otro lado, con respecto a la brecha en el acceso a tratamiento, aseguran que sigue siendo grande para las mujeres en todo el mundo. 

A su vez, el informe destaca “la amplia variedad de funciones que desempeñan las mujeres en la economía global de la cocaína, como el cultivo de la coca, el transporte de pequeñas cantidades de droga, la venta a consumidores y el contrabando en las cárceles”.