Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 03:08

Indígenas retienen a policías en Ecuador en nuevo pulso al Gobierno de Moreno

Los indígenas exigieron a las fuerzas de seguridad que se alejaran de la Casa de la Cultura.
Policías de Ecuador. Foto: EFE
Policías de Ecuador. Foto: EFE
Indígenas retienen a policías en Ecuador en nuevo pulso al Gobierno de Moreno
El movimiento indígena ecuatoriano ha dado hoy un nuevo giro de tuerca para que el Gobierno de Lenín Moreno atienda a sus reclamaciones con la captura de ocho agentes policiales y dos supuestos infiltrados de las fuerzas de seguridad.

Todo se inició a horas de la mañana cuando los ocho agentes del Grupo de Operaciones Motorizadas de la Policía que circulaban por las inmediaciones de la Casa de la Cultura, en el centro de Quito, fueron rodeados y capturados por miembros del colectivo indígena.

Tras el suceso, fueron conducidos al Ágora del centro cultural, escenario de reuniones asamblearias desde el lunes, y donde los dirigentes indígenas los mantuvieron retenidos y amenazaron con aplicar la justicia indígena, que avala la Constitución de Ecuador.

Poco después, los indígenas exigieron a las fuerzas de seguridad que se alejaran de la Casa de la Cultura, un amplio recinto que alberga varios establecimientos y que se emplaza en el parque de El Arbolito, donde en los últimos días se han registrado disturbios.

Y a primera hora de la tarde otras dos personas, traídas en volandas por varios miembros del colectivo indígena, fueron aprehendidos y llevados al escenario del recinto.

De acuerdo a diferentes testigos en el lugar, se trataría de dos agentes de seguridad infiltrados o vestidos de paisano.

Efe pudo ver cómo una de las personas que zarandeaba a los últimos rehenes mostró lo que parecía ser el cilindro de una granada y que supuestamente portaba uno de los infiltrados.

En paralelo, en el escenario un dirigente indígena mostró una chompa (chubasquero) de color amarillo fluorescente con un distintivo de la Policía en la espalda y que pertenecería a uno de ellos.

En el lugar se han registrado en los últimos intensas cargas policiales contra jóvenes estudiantes y manifestantes indígenas en el marco de las protestas sociales contra la retirada del subsidio a los combustibles adoptada por el Ejecutivo.



EXIGENCIAS DE LOS LIDERES INDÍGENAS



La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que aglutina a representantes de las catorce nacionalidades reconocidas en el país, exige la derogación de esa medida y la salida Moreno y los titulares del Interior, María Paula Romo, y Defensa, Oswaldo Jarrín.

Pero hoy esta comunidad cargó su enconamiento contra el presidente al que varios dirigentes acusaron de "asesino" al elevarse la cifra de manifestantes muertos.

De acuerdo a la Defensoría del Pueblo, un manifestante indígena murió en las protestas desarrolladas en la víspera en Quito, con lo que se elevan a cinco el número de fallecidos en eventos relacionados con las manifestaciones iniciadas hace una semana, extremo que el Gobierno niega.



RECHAZO AL DIALOGO CON EL GOBIERNO



"Hoy el Gobierno está asesinando al pueblo", expresó a Efe el presidente de Conaie, Jaime Vargas, que acusó al Ejecutivo de haberse "entregado al FMI", al tiempo que rechazó el diálogo: "No estamos para negociar ningún acuerdo con el Gobierno, lo único que se pide es la renuncia inmediata y que deje la Presidencia".

El líder de la Conaie aseguró que los efectivos retenidos cumplirán una "misión", y que esta será la de cargar los ataúdes de los indígenas fallecidos con los que harán un recorrido, antes de "entregarlos así de sanitos (sic)".

Efe habló con uno de los agentes que se identificó como Darwin Lárraga y confirmó que fueron ocho los retenidos por la mañana, entre ellos una mujer que se mostraba visiblemente afectada por la situación.

"Estamos bien, no nos han maltratado, la situación es tensa", reconoció el oficial junto al resto de sus compañeros cuyos brazos se encontraban entrelazados y uno de ellos, aparentemente uno con rango de coronel, portaba una bandera de Ecuador a modo de capa.

Al poco de su captura, los responsables indígenas les pidieron que hicieran uso de su frecuencia para poder exigir al Gobierno y a la misma ministra del Interior que no asaltaran la sede cultural.

En este sentido, Lárraga señaló que no tenían "radios de comunicación", por lo que no habían logrado contactar con las autoridades.

A lo largo de la tarde se sucedieron los discursos en el escenario del Agora, donde voluntarios de comunidades ancestrales habían establecido varios cordones y rodeaban a los retenidos y a los medios de comunicación, mientras mantenían las motos de los policías a los pies del escenario.

La espera concluyó con la llegada del féretro de madera del indígena muerto, cubierto con una bandera de Ecuador.



EL GOBIERNO HABLA DE SECUESTRO



El secretario general de la Presidencia de Ecuador, José Augusto Briones, calificó de "secuestro" los hechos y aseguró que "a 27 periodistas de distintos medios comunicación no se les ha permitido salir como es su voluntad".

Sin embargo y pese a la confusión en torno a diversas informaciones que han circulado en redes y medios, Efe pudo constatar que los periodistas podían abandonar la zona en cualquier momento, aunque existía cierta hostilidad por parte de algunos individuos que tachan a los medios de "prensa corrupta" y señalan especialmente a dos cadenas de televisión nacional de sesgadas.