Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 12 de abril de 2024
  • Actualizado 17:34

La guerra a gran escala en Ucrania entra en su tercer año; prolonga incertidumbre y exilio de millones

La mayoría de los refugiados ucranianos y las personas desplazadas internamente encuestadas (65% y 72%, respectivamente) expresaron el deseo de regresar a casa algún día.
HALYNA~1
HALYNA~1
La guerra a gran escala en Ucrania entra en su tercer año; prolonga incertidumbre y exilio de millones

Después de dos años de guerra a gran escala en Ucrania, y en medio de una destrucción masiva y continuos bombardeos y ataques con misiles por todo el país, el futuro de millones de personas desplazadas sigue marcado por la incertidumbre.

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas por el Director Regional para Europa de ACNUR, Philippe Leclerc, en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Mientras la guerra continúa, las condiciones humanitarias siguen siendo precarias dentro de Ucrania, donde aproximadamente el 40 por ciento de la población necesita apoyo humanitario y protección. Para muchas personas, este no es el primer encuentro con la guerra y el desplazamiento, ya que esta semana también se cumplen 10 años desde que comenzó la guerra en el este de Ucrania.

Actualmente, hay casi 6,5 millones de refugiados de Ucrania que han buscado protección en todo el mundo, mientras que alrededor de 3,7 millones de personas siguen desplazadas forzosamente dentro del país.

Según los datos preliminares de un estudio reciente realizado por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, la mayoría de los refugiados ucranianos y las personas desplazadas internamente encuestadas (65 y 72 por ciento, respectivamente) expresaron el deseo de regresar a casa algún día. Sin embargo, la proporción ha disminuido, con más personas mostrando incertidumbre debido a la guerra.

El estudio de ACNUR, "Vidas en pausa: intenciones y perspectivas de las personas refugiadas, retornadas y desplazadas internas de Ucrania", se basa en entrevistas realizadas en enero y febrero de este año, con alrededor de 9.900 hogares de personas refugiadas, desplazadas internas y retornadas, dentro y fuera del país.

Las personas encuestadas citaron la inseguridad actual en Ucrania como el principal factor que inhibe su regreso, mientras que otras preocupaciones son la falta de oportunidades económicas y de vivienda. Una prioridad clave para ACNUR es reparar casas en Ucrania para que las personas puedan permanecer en sus hogares. Hasta la fecha, se han reparado más de 27.500 viviendas. Sin embargo, entre los refugiados que regresaron a Ucrania, más de la mitad, el 55 por ciento, informó que había menos oportunidades de empleo de las esperadas.

De forma preocupante, un porcentaje significativo de los refugiados ucranianos encuestados, alrededor del 59 por ciento, indicó que podrían verse obligados a regresar a casa, aun sin ser su opción preferida por la guerra, si continúan enfrentándose a dificultades en los países de acogida, principalmente relacionadas con oportunidades de trabajo y estatus legal.

Informes anteriores también indican que los refugiados vulnerables y con necesidades específicas, incluidos los ancianos y las personas con discapacidad, también están considerando regresar, principalmente debido a la percepción de que carecen de otras opciones.

Esta crisis de refugiados se caracteriza por un alto grado de separación familiar. El hecho de que muchos varones de la familia hayan permanecido en Ucrania plantea a menudo desafíos para quienes se ven obligados a huir del país y para quienes se quedan atrás sin apoyo familiar. Este informe revela que la reunificación familiar fue un factor importante para los refugiados que han regresado permanentemente a casa.

Ha crecido el número de personas refugiadas que hacen visitas de corta duración a Ucrania, alrededor de un 50 por ciento en comparación con el 39 por ciento del pasado año, principalmente para visitar a familiares, pero también para comprobar el estado de sus propiedades. Como se señala en la Posición de ACNUR sobre los Retornos Voluntarios a Ucrania, estas visitas pueden ayudar en última instancia a tomar una decisión informada sobre el regreso a largo plazo una vez que las condiciones lo permitan.

ACNUR insta a los Estados de acogida a mantener un enfoque flexible respecto a las visitas breves de refugiados a Ucrania, y a garantizar que el estatus legal y los derechos asociados de los refugiados en un país anfitrión no se vean afectados por visitas que duren menos de tres meses. La protección y las necesidades de los refugiados deben asegurarse hasta que puedan regresar de forma voluntaria y sostenible a sus hogares, con seguridad y dignidad.

Mientras que la guerra continúe, las personas refugiadas, desplazadas internas y aquellas afectadas por la guerra que han permanecido en zonas del frente, necesitan apoyo urgente. Aunque la resiliencia de la población sigue siendo fuerte y los esfuerzos de recuperación están en marcha en para muchas áreas, este apoyo debe continuar si no se quiere hacer peligrar la protección y resiliencia de los ucranianos.

ACNUR solicita 993,3 millones de dólares (USD), de los que 599 millones son para la ayuda dentro de Ucrania y la suma restante, para apoyar a los refugiados en los países de acogida. Actualmente, la situación de Ucrania está financiada solo al 13 por ciento. A menos que se reciban fondos a tiempo, podríamos vernos obligados a recortar actividades esenciales tanto en Ucrania y como en los países vecinos.