Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 23:09

Expertos analizan restos humanos hallados en el incendio industrial de Cuba

Sobre incendio en Cuba. EFE
Sobre incendio en Cuba. EFE
Expertos analizan restos humanos hallados en el incendio industrial de Cuba
 El Gobierno cubano informó que este martes los esfuerzos se centran en el estudio de los restos humanos y los objetos personales hallados en el lugar del grave incendio industrial de Matanzas (occidente).

El suceso, el mayor desastre industrial de la historia de la isla, tiene un balance provisional de 2 muertos y 132 lesionados (de los que 18 permanecen hospitalizados).

Además, 14 personas siguen desaparecidas —en su mayoría bomberos— y se cree que murieron combatiendo las llamas. En los últimos días, los expertos han encontrados un número no especificado de restos humanos.

"Este martes es prioridad el trabajo en los laboratorios para el estudio de los fragmentos óseos y objetos encontrados", aseguró en redes sociales el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda.

Agregó que "luego de que este lunes el equipo multidisciplinario de especialistas" realizara "trabajos periciales" en la zona afectada por el siniestro, este martes "las principales acciones se desplegaron en los laboratorios".

En estos lugares "se trabaja en la caracterización y clasificación de cada uno de los restos óseos encontrados, para lo cual se procede al análisis y descripción de todos los detalles, con el propósito de buscar signos que permitan su identificación", explicó.

Indicó, asimismo, que prosigue "la evaluación de los objetos que han aparecido en los diferentes cuadrantes de la zona de búsqueda, para establecer su posible correlación con alguno de los desaparecidos".

El incendio se declaró el 5 de agosto —presumiblemente, por el impacto de un rayo en un gran tanque de combustible— y solo se dio por extinguido una semana más tarde.

Las llamas afectaron a cuatro depósitos del parque industrial, de más de 50.000 metros cúbicos cada uno, con crudo para las centrales termoeléctricas del país y otros combustibles.

El fuego provocó fuertes explosiones, con llamaradas de varias decenas de metros, y una columna de humo negro tóxico que alcanzó a La Habana, a 104 kilómetros.

El Gobierno cubano no ha difundido estimaciones sobre el costo económico de este suceso, calificado ya como el mayor desastre industrial del país.