Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de noviembre de 2019
  • Actualizado 19:15

UN ANÁLISIS DE LA CEPAL MUESTRA BAJOS NIVELES DE RECAUDACIÓN DE IMPUESTOS Y GRAN DESIGUALDAD.

La evasión tributaria llega a $us 320.000 millones

La evasión tributaria llega a $us 320.000 millones



La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), Alicia Bárcena, dijo que, según cálculos del organismo, la evasión de impuestos en la región equivale a 2.2 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en el caso del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y 4.1 puntos en el impuesto a la renta, lo que suma un total de 320.000 millones de dólares.

El jefe de Unidad de América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Melguizo, consideró que para cambiar esta situación es necesario que los ciudadanos vean que la política fiscal es positiva y que el dinero que pagan en impuestos sirve para mejorar los servicios públicos del país.

El 21.7 por ciento del PIB de recaudación tributaria que tuvo América Latina y el Caribe en 2014 esconde realidades muy distintas en la región.

La recaudación tributria de Argentina es de 32.2 por ciento respecto al PIB y Brasil obtiene 33.4 por ciento , con una carga impositiva similar a la de los países desarrollados de la OCDE.

En el otro extremo, en Guatemala la recaudación tributaria es solo del 12.6 por ciento del PIB, una situación parecida a la de República Dominicana, que llega a 14.1 por ciento y El Salvador 16.5 por ciento .

"Esos porcentajes tan bajos hacen muy difícil financiar políticas como infraestructura, educación o transporte que tanto necesitan los ciudadanos", señaló Melguizo.

CRECIMIENTO La recaudación tributaria ha crecido lentamente en América Latina y el Caribe, una región donde la evasión y la informalidad laboral siguen siendo un flagelo para los sistemas fiscales, según el informe elaborado por la OCDE, la CEPAL y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El documento señala que la tasa media de recaudación tributaria en términos porcentuales del PIB se elevó en la región del 21.5 por ciento registrado en 2013 al 21.7 por ciento en 2014.

Los ingresos fiscales como proporción del PIB han aumentado en los países latinoamericanos y caribeños de forma casi ininterrumpida entre 1990 y 2014, aunque lo han hecho a un ritmo bajo.

Estas cifras sitúan a la región lejos de los países de la OCDE, donde el coeficiente de impuestos frente al PIB alcanzó en 2014 un promedio del 34.4 por ciento . "Eso se traduce en menos músculo tributario para luchar contra la desaceleración económica, pero también menos músculo para encarar los retos de largo plazo que tiene la región, como crecer más y con más igualdad", acotó el jefe de Unidad de América Latina y el Caribe.

La brecha en la recaudación fiscal entre América Latina y los países de la OCDE -donde están México y Chile- se explica, en parte, por la menor contribución del impuesto sobre la renta de las personas. "Esto se debe a la existencia de muchos gastos tributarios, exenciones de impuestos que no se justifican económicamente ni por criterios de equidad, y también por una mayor informalidad en la región, tanto de las empresas como de los trabajadores", apuntó Melguizo.

También incide la evasión tributaria, un problema global que en Latinoamérica está especialmente arraigado, señaló el responsable de la OCDE.

"En un escenario de austeridad fiscal y reducción de los ingresos provenientes de los recursos naturales o los productos básicos, la movilización de recursos internos y las reformas tributarias adquieren una importancia primordial", sostuvo Bárcena.

INCERTIDUMBRE Para el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, es indispensable repensar los pilares de la política fiscal y llamó a poner atención a los efectos que la incertidumbre tributaria está teniendo sobre la inversión.

CEPAL y Oxfam propugnan una nueva agenda tributaria global para resolver las incoherencias de los sistemas tributarios internacionales. “Es hora de que se produzcan reformas tributarias globales que incorporen la reasignación de los derechos de fiscalización por origen y residencia, el abuso de los tratados, abordar la elusión de los impuestos a las ganancias de capital y frenar la competencia tributaria excesiva”, señala una de las conclusiones del estudio “Tributación para un crecimiento inclusivo”.

JUSTICIA SOCIAL Asimismo recomiendan que todos los países requieren una evaluación inicial para establecer su máxima capacidad tributaria y elaborar una hoja de ruta de incrementos de un 5 por ciento anual.

“No se puede lograr la justicia social sin la justicia tributaria”, subraya la propuesta integral destinada a reforzar los acuerdos fiscales y mejorar los servicios públicos y la disposición a pagar los impuestos.

Rebajas para las multinacionales 

Los gobiernos otorgan un trato de favor a las compañías multinacionales en materia de impuestos, por medio de reducciones excesivamente generosas de las tasas de los impuestos de sociedades en muchos países de la región.

Según algunos cálculos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y Oxfam, la carga impositiva para las empresas nacionales equivale al doble de la carga efectiva soportada por las compañías multinacionales.

De acuerdo con las estimaciones, las pérdidas de recaudación del impuesto sobre la renta de las empresas van del 27 por ciento del ingreso potencial de la tributación de las empresas en el Brasil al 65 por ciento en Costa Rica y el Ecuador. La CEPAL estima que la evasión y la elusión de los impuestos sobre la renta personal y de las empresas costaron a América Latina más de 190.000 millones de dólares en 2014, es decir, un 4 por ciento del PIB regional.

Un sistema tributario internacional arcaico y disfuncional también proporciona a las empresas y a los ricos amplias oportunidades para que eviten pagar los impuestos que les corresponden. América Latina no puede permitir que una parte tan amplia de los ingresos y la riqueza de la región estén libres de impuestos, dice el estudio.

Los ricos de la región pagan menos que los de Europa

Según un informe elaborado en conjunto por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y Oxfam, solo Argentina, México y Uruguay tienen tasas efectivas sobre la riqueza que exceden el 8 por ciento para el décil más rico de la población, mientras que en EEUU es del 14.2 por ciento y en algunos países europeos supera el 20 por ciento .

En la región es fuerte el peso de los tributos al consumo, que afectan con más fuerza a los sectores más postergados, según un análisis publicado por la página web Minuto Uno.

El informe "Tributación para un crecimiento inclusivo" realiza un sucinto repaso sobre los sistemas tributarios de la región, sus efectos en la lucha contra la desiguald, a la vez que promueven algunas políticas en ese sentido tendientes a fortalecer la inclusión.

El informe alerta que "el impacto destructivo de la extrema desigualdad sobre el crecimiento sostenible y la cohesión social resulta evidente en América latina y el Caribe". En ese sentido destaca que en 2014 el 10 por ciento más rico de la población de América Latina había amasado el 71 por ciento de la riqueza de la región.

Según los cálculos de Oxfam si esta tendencia continuara, dentro de solo seis años el 1 por ciento más rico tendría más riqueza que el 99 por ciento restante.

La CEPAL advierte que entre 2002 y 2015, las fortunas de los multimillonarios de América latina crecieron en promedio un 21 por ciento anual lo que implica un incremento seis veces superior al experimentado por el PBI de la región.

Asegura además que "gran parte de esta riqueza se mantiene en el extranjero, en paraísos fiscales, lo que implica que una porción muy significativa de los beneficios del crecimiento de América Latina está siendo acaparada por un pequeño número de personas muy ricas, a costa de los pobres y de la clase media. Este grado extremo de desigualdad y de concentración del ingreso se ve confirmado por el análisis de los datos tributarios disponibles relativos a la renta personal en diversos países de la región".

Los paraísos fiscales y los abusos en relación con los impuestos corporativos están destruyendo el contrato social entre el gobierno y el ciudadano, al permitir que los que podrían aportar más a la sociedad no paguen los impuestos que les corresponden en justicia. El llamado escándalo de las cuentas secretas en Suiza o Swissleaks reveló 52.600 millones de dólares de fondos de residentes de América Latina en cuentas del banco HSBC en Suiza en 2006 y 2007.

La evasión de impuestos en Chile es de 22 por ciento

La tasa de evasión de impuestos en Chile es de 22.2 por ciento , la segunda más baja entre los países de la región al cierre de 2014. Uruguay es el país con menor evasión, de 13.4 por ciento y se mantiene a gran distancia de Guatemala, que exhibe un nivel de 40.3 por ciento . Las cifras están en la publicación “Panorama fiscal de América Latina y el Caribe 2016”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que compara la tasa de los países latinoamericanos con una muestra seleccionada de la Unión Europea, compuesta por Alemania, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal y Reino Unido.

Al realizar el comparativo, en Chile el no pago del gravamen al consumo duplica las tasas de Alemania (11.2 por ciento ), Reino Unido (9.8 por ciento ) Dinamarca (9.3 por ciento ), y Francia (8.9 por ciento ). Y solo es más baja que en países actualmente en medio de una crisis económica, como Grecia (34 por ciento ) e Italia (33.6 por ciento ) y Polonia (26.7 por ciento ).

En el Diario Financiero de Chile, la CEPAL hace la salvedad de que varios países latinoamericanos no publican estadísticas periódicas sobre la evasión de impuestos, siendo solo Chile y Guatemala quienes mantienen estadísticas actualizadas. El Salvador, Paraguay y República Dominicana incluso no informan estadísticas oficiales sobre el tema desde el 2010.

Según la CEPAL, el deterioro de las cuentas fiscales en América Latina se acentuó el año pasado, ubicándose en 3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), con un nivel de deuda pública que se ubicó en 34.7 por ciento del PIB. De los 19 países en la muestra, 11 incrementaron su saldo negativo en las cuentas fiscales y su deuda pública como proporción del PIB.

De dicho grupo, cinco aumentaron dicho indicador en por lo menos un punto de su economía: Brasil, Chile, Costa Rica, Perú y Uruguay.

"La expansión del endeudamiento público ha sido mayor que la tasa de crecimiento en varios países de América Latina, lo que supone mayores desafíos de gestión para los próximos años", señala la CEPAL en su informe.

A pesar de incrementarse su endeudamiento, el nivel de deuda pública bruta de Chile (17 por ciento del PIB) se ubica como la más baja de la región junto a Paraguay, situándose en 17 por ciento del PIB a fines del año pasado. En términos de recaudación, Chile lideró la expansión de los ingresos mediante IVA, al crecer 4.9 por ciento . En el impuesto a la renta, la expansión fue de 15.6 por ciento , según la CEPAL.