Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 16:43

Estallido social en Ecuador: claves para entender el conflicto

Protestan por el “alto costo” de la vida. Indígenas piden al presidente Lasso que, entre otras cosas, rebaje el precio de la gasolina. El conflicto cobró varias vidas.

Manifestantes arman barricadas para protegerse durante los enfrentamientos con miembros de la policía a los alrededores de la Casa de la Cultura, ayer en Quito (Ecuador). EFE
Manifestantes arman barricadas durante los enfrentamientos con miembros con la policía a los alrededores de la Casa de la Cultura, en Quito. EFE
Estallido social en Ecuador: claves para entender el conflicto

Graves enfrentamientos, cierre de carreteras y violentas protestas son las escenas que pusieron a Ecuador en el centro de atención en las últimas semanas en medio de lo que el presidente Guillermo Lasso calificó como "grave conmoción interna”.

La gran movilización nacional promovida por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) en contra del Gobierno, inició el lunes 13 de junio en contra del "alto costo de vida". Lasso respondió dictando un estado de excepción en varias regiones del país.

CONFLICTO

La Conaie exige al gobierno reducir los precios de los combustibles, atender el problema del desempleo, regular los precios de los productos del campo y combatir el crimen, entre otras demandas.

La dirigencia de la Conaie insistió a lo largo del viernes, el día en el que Lasso anunció el primer estado de excepción, que mantendrá la paralización. Su presidente, Leonidas Iza —detenido el martes durante las protestas y luego liberado—, hizo un llamado a la manifestación pacífica y aseguró que su movilización no tiene tintes vandálicos.

Sin embargo, hasta el viernes se contabilizaron cuatro personas muertas y 18 policías desaparecidos en medio de los conflictos.

ESTADO DE EXCEPCIÓN

El decreto 455 incluye la movilización de varias instituciones, el despliegue de operaciones coordinadas entre la Policía y las Fuerzas Armadas, limitación de las aglomeraciones, toque de queda que restringe la libertad de tránsito desde las 22:00 a las 05:00 en el Distrito Metropolitano de Quito.

Lasso derogó ese decreto y lo reemplazo por el 459, que amplió el estado de excepción a más provincias, alcanzando en total a Cotopaxi, Pichincha, Imbabura, Chimborazo, Pastaza y Tungurahua.

“Esta declaratoria se da con motivo de las actuaciones violentas que han alterado el orden público, provocando situaciones de violencia manifiesta que ponen en riesgo la seguridad de los ciudadanos y amenazan el correcto funcionamiento de los sectores estratégicos vitales para la economía del país, así como también la posibilidad de radicalización de las medidas por declaraciones públicas que llaman a la realización de protestas no pacíficas indefinidas”, señala el documento del decreto presidencial.

LASSO PREOCUPADO

Guillermo Lasso respondió que no permitirá el desorden en las protestas y apuntó contra quienes, según él, quieren sacarlo del poder.

“Ellos buscan el caos, quieren botar al presidente, yo estoy aquí, yo no voy a escapar”, dijo.

MEDIDAS

Para aliviar lo que Lasso llamó “la difícil situación de muchas familias”, anunció algunas medidas el viernes 17 de junio.

Aumentar el bono de desarrollo humano de 50 a 55 dólares, declarar en emergencia el sistema de salud, duplicar el presupuesto a la educación intercultural, subsidiar hasta el 50% al precio del fertilizante urea a pequeños y medianos productores, condonación de todos los créditos vencidos hasta $ 3.000 en “BanEcuador”, crédito agrícola de hasta $ 5.000 al 1% y 30 años plazo, no incrementar el precio del diésel, gas y gasolina extra y ecopaís, no promover privatización de servicios públicos y sectores estratégicos.

Tras ello, Lasso invitó a dialogar a la sociedad civil, a médicos, artesanos, agricultores, transportistas, universidades y organizaciones sociales, aunque hasta el viernes la pacificación no mostró avances, mientras que más regiones se sumaron al conflicto y las protestas.