Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 05:41

Estados Unidos alcanza 467.918 muertos por la COVID-19 y 27.184.813 contagios

El estado de Nueva York sigue como el más golpeado del país por la pandemia con 45.140 muertos, seguido por California (44.832), Texas (39.799), Florida (28.048), Pensilvania (22.590), Nueva Jersey (22.103) e Illinois (21.802).

Estados Unidos es el país del mundo más golpeado por la pandemia. EFE
Estados Unidos es el país del mundo más golpeado por la pandemia. EFE
Estados Unidos alcanza 467.918 muertos por la COVID-19 y 27.184.813 contagios

Estados Unidos alcanzó este martes 27.184.813 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 467.918 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este es el balance es de 3.087 muertes más que el lunes y de 101.535 nuevas infecciones.

El estado de Nueva York sigue como el más golpeado del país por la pandemia con 45.140 muertos, seguido por California (44.832), Texas (39.799), Florida (28.048), Pensilvania (22.590), Nueva Jersey (22.103) e Illinois (21.802).

Otros estados con un gran número de fallecidos son Michigan (15.925), Georgia (15.301), Massachusetts (15.124) y Arizona (14.286).

En cuanto a contagios, California suma 3.438.948, le sigue Texas con 2.515.827, tercero es Florida con 1.790.743, Nuevo York es cuarto con 1.497.475 e Illinois es quinto con 1.150.170.

El balance provisional de fallecidos -467.918- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pronosticado que en febrero se superará el medio millón de fallecidos y que en total morirán más de 600.000.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de junio habrán muerto unos 630.000.