Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 24 de octubre de 2020
  • Actualizado 00:02

EEUU frena su reapertura económica con la llegada de nuevos máximos

Un pasajero se dispone a viajar para la celebración del 4 de julio, en el Aeropuerto Hartsfield-Jackson de Atlanta.      EFE
Un pasajero se dispone a viajar para la celebración del 4 de julio, en el Aeropuerto Hartsfield-Jackson de Atlanta. EFE
EEUU frena su reapertura económica con la llegada de nuevos máximos

La vuelta a la normalidad y hacia la recuperación económica tendrá que esperar en Estados Unidos después de que varios estados, entre ellos California, decidieran volver a restringir la apertura de negocios para detener un ritmo de contagios de la pandemia que ayer volvió a registrar un nuevo máximo.

Con unos 50.000 infectados por el COVID-19 en las últimas 24 horas, EEUU sigue sin ver la luz al final del túnel de la pandemia, pese a que los estados del noreste que han sufrido los peores brotes desde abril se están recuperando con las infecciones y las muertes en mínimos.

El testigo en esta crisis sin fin aparente lo han recogido los estados de Florida, Texas, California y Arizona, responsables del 60% de los nuevos casos en todo el país durante la jornada del miércoles, según los datos publicados hoy por las autoridades.

En solo un mes, Florida ha pasado de menos de 1.000 casos diarios a más de 10.000 reportados ayer y otros estados han visto progresiones similares que hacen temer en un colapso hospitalario a lo largo del mes de julio y nuevas restricciones al comercio y al movimiento de personas, pese a que las cifras de muertes se mantienen en ligero descenso.

En una audiencia en el Senado, el director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en sus siglas en inglés), Francis Collins, confió en que EEUU pueda disponer de una vacuna contra COVID-19 a finales de año, con 300 millones de dosis disponibles en 2021, la llamada "Operación Wrap Speed", nombre derivado de la teoría para alcanzar velocidades superiores a las de la luz.

"Es un objetivo complicado, pero es el adecuado", aseguró Collins, quien también mostró su optimismo por las terapias disponibles como redemsivir, de la que Washington ha adquirido casi toda la producción hasta septiembre, y otras con esteroides, anticuerpos monoclonales y anticoagulantes.

POCA DISCIPLINA El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, no parece amilanarse ante la magnitud de la crisis que se cierne sobre el estado y este miércoles insistió en que “al virus no le gusta el calor y la humedad” y pidió a la gente a disfrutar al aire libre durante las vacaciones de Día de la Independencia, que comienzan mañana.

“Me preocupa más que la gente se congregue alrededor de aparatos de aire acondicionado y hagan fiestas”, explicó en una rueda de prensa el gobernador, que, no obstante, ha pedido a los ciudadanos que lleven mascarillas, una regulación que sigue sin calar entre algunos conservadores.

En el estado de Alabama las autoridades lanzaron ayerla voz de alarma por el aumento entre los jóvenes de las llamadas "fiestas COVID", donde los asistentes aportan dinero y compiten por ser el primero en contraer la enfermedad con el objetivo de hacer con la recompensa colectiva.

Mientras, en el estado de Nueva York, las autoridades esperan recurrir a órdenes judiciales para forzar a algunos jóvenes a dar información a los rastreadores de contacto que investigan un brote vinculado a una fiesta.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad