Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 13:10

MUERTE DE MARÍA BELÉN BERNAL

Ecuador: miles protestan por feminicidio que implica a policía

El principal acusado de la muerte de la joven es su esposo, un uniformado ahora prófugo, y sus colegas por presunto encubrimiento.
La fallecida María Belén Bernal y su esposo prófugo Germán Cáceres.       EL PAÍS
La fallecida María Belén Bernal y su esposo prófugo Germán Cáceres. EL PAÍS
Ecuador: miles protestan por feminicidio que implica a policía

Indignación, llanto y dolor llenan las calles de Ecuador en torno a miles de manifestantes que se unen en una sola voz exigiendo justiciar el feminicidio de María Belén Bernal que implica principalmente a su esposo, un policía ahora prófugo, y a sus colegas por presunto encubrimiento.

La mujer era buscada por sus familiares desde el 11 de septiembre, día en el cual ingresó a la Escuela Superior de Policía en Quito para nunca más salir de allí.

“¡Asesinos!, ¡Criminales!”, son algunos de los gritos de las mujeres que se han estado dando cita para protestar en las afueras de dicha escuela policial, mientras se realizan los distintos plantones convocados por los amigos y familiares de la fallecida.

Este miércoles 21 de septiembre del 2022 se confirmó que fue localizado el cuerpo en descomposición de María Belén Bernal. El principal sospechoso de su femicidio es su esposo Germán Cáceres, un policía que está prófugo.

La potente marcha de grupos feministas y ciudadanos de Ecuador se desató este miércoles, 21 de septiembre, hasta llegar a la Comandancia General de la Policía en Quito para protestar por la muerte de la joven abogada cuyos restos fueron encontrados cerca a una escuela de formación de la institución.

Cientos de manifestantes se agolparon frente a la sede de la Comandancia, en el casco comercial de Quito, luego de caminar varias cuadras desde un sitio de concentración a la que había convocado la madre de la víctima, Elizabeth Otavalo.

GRITOS "Asesinos" y "feminicidas" fueron gritos que se escucharon durante la protesta en la que muchos manifestantes se sentaron en la calle aledaña a la sede policial y entonaron canciones contra las desapariciones.

El pasado 11 de septiembre, luego de que la víctima acudiera sola a la Escuela Superior de Policía, al norte de Quito, para visitar a su esposo, se perdió todo rastro de ella.

De forma paralela a una rueda de prensa en la que el ministro del Interior, Patricio Carrillo, informó sobre la identificación de los restos de la víctima, grupos feministas acudieron a la Comandancia.

La marcha concluyó en un masivo plantón de personas en la calle donde decenas de mujeres depositaron velas y afiches sobre la desaparición de Bernal, así como del sospechoso Cáceres.

Familiares de la víctima pidieron a los ciudadanos "no bajar la presión" sobre las autoridades hasta que se esclarezca este hecho al que muchos consideran como "crimen de Estado" y en el que han sido cuestionadas las actitudes de las autoridades policiales.

En redes sociales también se encendió el debate y el hallazgo de los restos se ubicó como la principal tendencia en las redes sociales en el país.

Comentarios de "indignación" y "dolor" proliferaron en las redes, acompañados de imágenes de la protesta que se extendió hasta la noche.

De su lado, la madre de la víctima, Elizabeth Otavalo, quien acudió la mañana del miércoles al servicio forense de la Policía para verificar la identidad de los restos hallados, pidió a la Fiscalía que se permita a especialistas de universidades participar en las pericias de la investigación.

En un mensaje a la fiscal general, Diana Salazar, la madre solicitó que permita "la asistencia técnica a las universidades públicas y privadas del país, así como de otros organismos en las diligencias periciales, técnicas forenses y médicas".

PRÓFUGO La Fiscalía, tras conocer la denuncia por desaparición, tomó una primera declaración al esposo de la víctima, pero lo dejó en libertad al no encontrar indicios suficientes para ordenar su prisión preventiva.

Después de esa declaración, Cáceres huyó y se mantiene en condición de prófugo.

Según la madre de Bernal, en las primeras diligencias se encontraron el teléfono, la cartera, la billetera y una zapatilla de su hija "en la Escuela Superior, debajo de unas gradas, escondido en una funda".