Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 23:44

El dólar vuelve a dispararse en la Argentina de los múltiples tipos de cambio

Imagen referencial del peso Argentina y el dolar. EFE
Imagen referencial del peso Argentina y el dolar. EFE
El dólar vuelve a dispararse en la Argentina de los múltiples tipos de cambio

El precio del dólar ha vuelto a dispararse en estos días en Argentina, donde las restricciones cambiarias favorecen una multiplicidad de tipos de cambio aunque a valores muy diversos: la moneda estadounidense cuesta casi el doble en la plaza informal que en la oficial y ha llegado a niveles récord.

Los vaivenes cambiarios no son novedad en el país suramericano: debido a la debilidad del peso argentino y a la persistente desconfianza de los inversores, en tiempos de crisis -y éste es uno de ellos- el valor del dólar sube considerablemente y se traslada muy rápido a los precios de toda la economía, atizando una inflación que ya el año pasado fue del 53,8 %.

Las restricciones cambiarias tampoco son nuevas: volvieron renovadas el año pasado para intentar frenar las tensiones cambiarias, pero ahora el Gobierno de Alberto Fernández las ha reforzado con la intención de contener una nueva andanada de la demanda, aunque el efecto ha sido limitado.

El precio del dólar para la venta al público en el estatal Banco Nación cerró este miércoles en un máximo de 69,75 pesos y ha avanzado un 10 % en lo que va del año.

En la plaza mayorista oficial, regulada por el Banco Central, la divisa estadounidense se ubica en 67,54 pesos por unidad y ha acumulado un alza del 12,7 % desde finales de 2019.

Expertos sostienen que, en el caso de las cotizaciones oficiales, las autoridades convalidan estos deslizamientos paulatinos, aunque a mayor ritmo en las últimas jornadas, en línea con las depreciaciones que registran monedas de otros países emergentes que buscan no perder competitividad en medio de la crisis global desatada por la pandemia de coronavirus.

COTIZACIONES ALTERNATIVAS SE DISPARAN

Pero el alza en el tipo de cambio oficial está muy por debajo de la que se registra en los mercados cambiarios alternativos, esto es, la plaza informal y la de las vías financieras legales para hacerse de dólares, puntualmente la bolsa, mercados que han florecido tras las restricciones cambiarias impuestas en 2019


El denominado "dólar blue", como se llama en Argentina a aquel que se vende en el circuito informal, tocó este miércoles un nuevo récord de 133 pesos por unidad, casi duplicando el valor oficial y acumulando en lo que va del año una escalada del 69,4 %.

En tanto, el denominado dólar "contado con liquidación" -CCL, que consiste en comprar localmente con pesos argentinos acciones o bonos y venderlos, en dólares, en Wall Street- subió a 125,17 pesos por unidad y acumula en lo que va del año un incremento del 60,4 %.

Por su parte, el "dólar bolsa" o "dólar MEP" -que se consigue comprando activos que cotizan a la vez en pesos y en dólares, se pagan en pesos al adquirirlo y se venden en dólares- avanzó hasta los 122,45 pesos y suma un alza del 61,3 % desde finales de 2019.

UN CÓCTEL PERFECTO

Ante el crecimiento de las "brechas" -la diferencia entre el tipo de cambio oficial y las cotizaciones alternativas-, las autoridades añadieron en las últimas semanas nuevos límites para acceder a divisas extranjeras, tanto para individuos como para empresas.

"El Gobierno trabaja en prohibir la compra de dólares, sin entender que en el mercado lo prohibido se hace cada vez más atractivo. Está prohibido prohibir. Bajo estos supuestos, el dólar debería seguir a la suba", comentó el economista Salvador Di Stefano.

Las medidas restrictivas frenaron la escalada la semana pasada, pero en ésta la curva retomó el ascenso por factores múltiples.

No hay instrumentos de inversión, como plazos fijos o títulos públicos en pesos, que aseguren un rendimiento por encima de la tasa de inflación, por lo que los inversores se vuelcan a la compra de dólares por vías alternativas ya que la compra de divisas en la plaza oficial está limitada a 200 dólares mensuales más una tasa del 30 %.

Por lo demás, el mercado cambiario se ve presionado por una mayor expansión monetaria local debido a la creciente emisión de pesos para hacer frente a la crisis sanitaria y sus efectos económicos.

También influyen las dudas respecto al desenlace que pueda tener la negociación de la deuda argentina con acreedores privados y sobre la marcha de la economía doméstica, ya muy golpeada tras dos años en recesión, un panorama ante el cual muchos inversores buscan refugiarse en activos como el dólar.

"Un escenario donde la incertidumbre por la reestructuración de la deuda se mantiene, más una fuerte emisión monetaria y expansión de la base monetaria es el cóctel perfecto para presionar al alza al tipo de cambio. Por ende, de mantenerse este escenario actual, no vemos por qué las cotizaciones del dólar dejarían de seguir subiendo estas semanas", dijo en un informe la firma Portfolio Personal Inversiones.

Otro factor que está presionando al alza, en particular al CCL, es la decisión de inversores institucionales extranjeros de reducir en sus carteras las tenencias de instrumentos de deuda argentina nominados en pesos.

Según precisó la firma corredora de bolsa Delphos en un informe, fondos internacionales, que poseen activos argentinos en pesos por un valor equivalente a 5.000 millones de dólares, buscan reducir sus posiciones, "lo cual estaría generando una presión en el tipo de cambio".

HASTA DÓNDE LLEGARÁ

De acuerdo al último sondeo realizado por el Banco Central, los consultores privados proyectan que el valor del dólar mayorista será para finales de este año de 85,4 pesos, lo que demuestra que las expectativas de devaluación del peso se sostienen.

Esto también ocurre respecto al "dólar blue", por eso, según Di Stefano, los inversores verán atractivo comprarlo al precio actual pues "presagian que su valor estará mucho más elevado en los meses que siguen".

"Desde lo psicológico cada vez que el dólar libre subió le costó bajar en el mercado", señaló el economista, para quien, sin un "shock de confianza" y un cambio en la política monetaria del Banco Central, difícilmente pueda disminuir la "gran brecha" entre el dólar libre y el oficial.