Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 22 de enero de 2022
  • Actualizado 04:15

Delta puede tener más capacidad para evadir la inmunidad de las vacunas

Grupos de personas se aglomeran para ser vacunados contra la COVID-19, en una colonia del balneario de Acapulco, estado de Guerrero (México). EFE
Grupos de personas se aglomeran para ser vacunados contra la COVID-19, en una colonia del balneario de Acapulco, estado de Guerrero (México). EFE
Delta puede tener más capacidad para evadir la inmunidad de las vacunas
La variante delta del SARS-CoV-2 puede tener más éxito a la hora de evadir la respuesta protectora de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca, indica un estudio que no incluye la nueva ómicron y que publica Plos.

Un equipo de científicos británicos, encabezados por la Universidad de Glasgow, hizo un análisis para cuantificar la capacidad de las variantes alfa, beta y delta de evadir la inmunidad inducida por esas dos vacunas.

El estudio indica que ambos preparados conferían protección frente a las variantes de la covid-19, pero observaron “una menor neutralización de los anticuerpos” de las variantes beta y delta.

En la muestra de individuos vacunados, la variante delta redujo la respuesta inmunitaria en los receptores de la vacuna de Pfizer y Astra Zeneca en 4,31 y 5,11 veces respectivamente, indica Plos.

La investigación no se diseñó para medir directamente la eficacia de la vacuna, aunque estaba en consonancia con los hallazgos recientes de Public Health England de una eficacia ligeramente inferior contra la variante delta que con las precedentes.

Los investigadores usaron muestras de suero de 156 personas que habían recibido dos dosis y 50 con una sola, según resume la publicación

El equipo expuso las proteínas del SARS-CoV-2 en un sistema de modelo de virus a sueros de personas vacunadas y observaron la respuesta de los anticuerpos, midiendo la eficacia con la que estos impedían que cada variante infectara las células.

Las vacunas siguen siendo muy eficaces para prevenir la infección grave y la muerte, pero los autores señalaron que "está indicado realizar un seguimiento continuo de la neutralización frente a las nuevas variantes junto con estudios sobre la eficacia de las vacunas, ya que el virus sigue evolucionando con el tiempo, especialmente en los grupos vulnerables".

Las mutaciones cambian la forma de la proteína de la espícula del coronavirus (la que usa para entrar en las células humanas) impidiendo el reconocimiento de los anticuerpos y permitiendo que el virus pueda llegar a escapar a la inmunidad inducida por la vacuna.