Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 23:20

CHILE APLAZA PLEBISCITO

COVID-19: América, entre filas por comida y cierre de fronteras

El “aislamiento social, preventivo y obligatorio” en Argentina comenzó a las cero horas de ayer y culminará a las 24:00 del 31 de marzo. Prevén mayor número de contagios en abril.
Control militar en una frontera argentina. EFE
Control militar en una frontera argentina. EFE
COVID-19: América, entre filas por comida y cierre de fronteras

El avance del coronavirus en América provocó ayer largas filas en los supermercados y centros de abasto, además de consecuencias en otros sectores, como la cancelación del plebiscito constitucional en Chile.

Un total de 15 partidos políticos chilenos acordaron reprogramar para el 25 de octubre la histórica consulta popular sobre una nueva Constitución que iba a celebrarse el 26 de abril, ya que se tiene previsto que para esta fecha la pandemia del coronavirus alcance su mayor número de contagios.

“Agradezco este esfuerzo, en política es difícil llegar a acuerdos sobre todo en un tema tan complejo como era redefinir el calendario electoral”, señaló la presidenta del Senado, Adriana Muñoz.

En varias regiones se registraron altercados entre las personas que, desesperadas, buscaban en los supermercados productos de primera necesidad y de aseo personal.

Algunos supermercados debieron aumentar su personal de seguridad mientras que otros cerraron parcialmente para no ser desbordados, y las gerencias de varios establecimientos informaron que desde ayer abrirían de forma escalonada, con prioridad para los ancianos. 

En Perú, 13 días después de confirmar el primer caso  de coronavirus, el Ministerio de Salud de este país informó sobre las primeras tres muertes.

En El Salvador, que al igual que Nicaragua anunció el miércoles su primer caso de coronavirus, por lo que el Gobierno pidió hoy a sus ciudadanos no entrar en “pánico” y que no abarroten supermercados o mercados para evitar “un caos”.

ARGENTINA El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció el jueves que toda la población deberá guardar un aislamiento obligatorio para enfrentar la propagación del coronavirus, que ya afecta en este país a 128 personas, tres de las cuales fallecieron.

La medida entró en vigencia ayer y fue dictaminada hasta el 31 de marzo.

“Vamos a ser absolutamente inflexibles”, dijo el mandatario, tras mantener una reunión con parte de su gabinete y con los gobernadores provinciales.

Fernández afirmó que el Decreto de Necesidad y Urgencia en el que quedará materializada la medida contendrá situaciones permitidas, ya que los ciudadanos podrán salir a la calle para situaciones básicas como ir a realizar algunas compras a negocios de cercanía como almacenes, supermercados o farmacias, que permanecerán abiertos.

Habrán algunas excepciones para empleados de sanidad, fuerzas de seguridad y armadas, periodistas y quienes trabajan en la producción de alimentos, de fármacos y otras actividades como el petróleo, la refinería de combustible.