Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 11:03

Los contagios se disparan en España y se extiende la obligación de mascarilla

Vista de un centro comercial con medidas de seguridad.   EFE
Vista de un centro comercial con medidas de seguridad.   EFE
Los contagios se disparan en España y se extiende la obligación de mascarilla

Los contagios por coronavirus se dispararon ayer en España hasta los 333 en las últimas 24 horas, la mayor cifra en casi un mes y medio, mientras se extiende la obligación del uso de la mascarilla por más regiones del país.

El número de contagios asciende a 2.944 en los últimos 7 días, una subida que es producto de la multiplicación de brotes por todo el territorio nacional, la mayoría de pequeño volumen y con pacientes leves.

Con estas cifras, el total de casos confirmados en España desde el inicio de la pandemia es de 253.908, según los datos divulgados ayer por el Ministerio de Sanidad.

Otras dos personas fallecieron en las últimas horas, lo que eleva a 28.401 las muertes por la pandemia en España.

OBJETIVO: TENER LOS BROTES BAJO CONTROL La gran preocupación de las autoridades es ahora que esos brotes, dos de ellos de cierta importancia, no desemboquen en una transmisión comunitaria descontrolada del virus, como ocurrió en febrero y marzo.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, recalcó hoy que hay que acostumbrarse a convivir con el virus "sin miedo, pero con respeto", ya que "hay brotes y seguirá habiéndolos", por lo que insistió en la necesidad de detectarlos precozmente y actuar con rapidez para controlarlos.

El brote más importante es el de la comarca de Segriá, en la provincia de Lleida (región de Cataluña, noreste), donde las autoridades regionales anunciaron 280 nuevos positivos de COVID-19 en las últimas horas en esa zona.

Se trata de la cifra diaria más alta desde que hace seis días se decretó el confinamiento perimetral de los 210.000 habitantes de los 38 municipios de esta zona.

En la región de Galicia, el Gobierno autónomo anunció el confinamiento total durante cinco días del municipio de Burela, el "punto caliente" según las autoridades sanitarias del brote de la comarca de A Mariña, que ya está cerrada desde hace días.

Además, los vecinos de otros cinco municipios de la zona solo podrán desplazarse entre esas localidades. Los casos activos en ese brote subieron ayer hasta 182.

En el País Vasco, el brote de la localidad de Ordizia suma un total de 69 casos, once más que el jueves, desde que se identificó el pasado fin de semana. En toda la región, los nuevos positivos de hoy son 31.

Galicia y el País Vasco celebran el próximo domingo unas elecciones regionales (autonómicas) que estarán marcadas por estos rebrotes dado el posible miedo al contagio entre los electores, lo que alimentaría una importante abstención.

Alrededor de 200 personas no podrán ejercer su derecho al voto en el País Vasco por estar infectadas, anunció ayer la consejera regional de Salud, Nekane Murga.

SE EXTIENDE LA OBLIGATORIEDAD DE LA MASCARILLA Por otra parte, Extremadura se convirtió hoy en la tercera región española que obliga al uso de mascarilla de protección incluso cuando se puede mantener la distancia de seguridad.

El consejero regional de Salud, José María Vergeles, justificó la medida en que se están detectando contagios vinculados a fiestas, reuniones y lugares de ocio en los que no se han respetado las medidas de seguridad.

"Nos están llevando a situaciones de contagio en el ámbito comunitario y dando origen a brotes que hoy tenemos activos", lamentó Vergeles.

Esta semana ya habían anunciado la obligatoriedad de usar mascarillas, incluso cuando se mantiene la distancia de seguridad, las regiones de Cataluña y Baleares, así como la localidad de Oridizia, epicentro de un foco en la región vasca.