Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de enero de 2021
  • Actualizado 17:02

Ciudad de México se une a López Obrador y pide no salir de casa

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. EFE
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. EFE
Ciudad de México se une a López Obrador y pide no salir de casa
Las autoridades de Ciudad de México pidieron este viernes a la población quedarse en casa ante el repunte de contagios de covid-19, un llamado que se suma al que unas horas antes había hecho el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador.

"Lo dijo el presidente. Creemos que la población de la ciudad, y así lo ha demostrado no solo durante la pandemia sino en general, ha sido muy, muy, responsable, muy solidaria y evita contagiar a los demás. Entonces este llamado que estamos haciendo a todas y todos es de nuevo a regresar a quedarnos en casa", indicó la alcaldesa de la capital, Claudia Sheinbaum.

Por ello, la jefa de Gobierno capitalina pidió "salir a lo necesario" y procurar hacerlo en "espacios abiertos, dado que en espacios cerrados es donde mayor número de contagios hay".

Ciudad de México, el principal foco rojo de la pandemia en el país, acumula 219.465 contagios de covid y 17.916 muertes por la enfermedad, además de sumar dos meses al alza en ingresos hospitalarios.

La ocupación de los hospitales de la capital está al 56 %, con un 61,46 % de camas generales ocupadas y un 43,87 % de camas con ventilador.

Ante el repunte de la pandemia, Sheinbaum decidió aplicar nuevas restricciones como cerrar al público las oficinas municipales, tras limitar en semanas anteriores los horarios de la restauración y el ocio y establecer una ley seca los fines de semana.

La alcaldesa se unió de este modo a López Obrador, que en su conferencia matutina pidió a los mexicanos evitar las fiestas navideñas para frenar los contagios, que ya son 1.144.643 en el país y 108.173 muertes.

"Hago un nuevo llamado para que todos actuemos este mes de diciembre con plena responsabilidad, que no se relaje la disciplina, que no nos confiemos", pidió el mandatario.

El presidente presentó un decálogo que recomendó seguir a los mexicanos, a fin de disuadir reuniones durante las fiestas de este mes, aunque descartó imponer confinamientos o toques de queda.

"No soy partidario de medidas coercitivas como las prohibiciones o el toque de queda. Puede parecer utópico romántico, pero como siempre lo he dicho, y lo sostengo: prohibido prohibir", destacó.

Dijo creer más en el convencimiento que en la imposición y la fuerza. "Me consta que el pueblo de México es responsable, educado y consciente", apuntó.