Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 03 de junio de 2020
  • Actualizado 22:26

LOS MÉDICOS NO DESCANSAN DESDE EL 7 DE ENERO

China: 28.000 infectados, falta de camas y ayuda desde Rusia

En Wuhan, el centro del coronavirus, faltan recursos. Los doctores y enfermeros trabajan sin pausa y la cifra de víctimas crece. Por las calles pasa un camión que abastece de comida.
Ciudadanos chinos intentan llevar a cabo sus tareas cotidianas ante el miedo del virus.	EFE
Ciudadanos chinos intentan llevar a cabo sus tareas cotidianas ante el miedo del virus. EFE
China: 28.000 infectados, falta de camas y ayuda desde Rusia

La ciudad de Wuhan, foco del brote de coronavirus, lucha desesperadamente por disponer de más recursos para combatir la epidemia, que afecta ya a más de 28.000 personas en China y que ha causado, hasta el momento, 563 muertes en el país, según los datos publicados por la Comisión Nacional de Sanidad.

Mientras tanto, el Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia (MCHS) anunció que el sábado enviará ayuda humanitaria mediante un cargamento de 183 metros cúbicos.

Aunque todo el país está paralizado, en una suerte de cuarentena “de facto”, la situación en Wuhan (y por extensión en la región de la que es capital, la provincia centro-oriental de Hubei) es la más complicada.

De los 3.964 casos nuevos registrados durante el miércoles, casi 3.000 corresponden a Hubei, y más de la mitad de ellos a Wuhan, mientras que 70 de las 73 nuevos decesos en todo el país se han confirmado en esa provincia, 52 de ellas en su capital.

Del total de 28.018 infectados en el conjunto del país asiático, casi 20.000 son en Hubei y más de la mitad de esa cifra en Wuhan.

NO HAY CAMAS El vicesecretario del Partido Comunista de China (PCCh) en Wuhan, Hu Lishan, reconoció que no existen suficientes camas en los hospitales de la ciudad para atender a las víctimas.

Las personas que se curan aumentan, pero todavía se cuentan por decenas cada jornada (167 el miércoles), mientras que se registran miles de nuevos casos cada día.

Los 28 hospitales de Wuhan designados para combatir el coronavirus disponen de 8.254 camas, insuficientes para atender a los 10.117 enfermos.

LOS ÚLTIMOS QUE QUEDAN Javier Pérez es un ingeniero argentino que dirige una fábrica de cajas de transmisión para motores en Wuhan desde hace tres años y que se quedó  atrapado allí junto a su mujer y sus dos hijas pequeñas.

“La cuestión sanitaria está sobrepasada. Hasta ahora, si ibas al hospital con fiebre o algún síntoma, te daban una bolsa con medicinas y te mandaban a casa diciéndote que volvieses si te sentías peor”, contó. Según el argentino, las autoridades han asegurado que van a habilitar camas en pabellones, centros de congresos, gimnasios y otras instalaciones de la urbe.

El ingeniero relató que una camioneta pasa de vez en cuando por el complejo para repartir alimentos, pero que no es regular. Además, a veces tienen dificultades para conseguir agua.

MÉDICOS, SIN IR AL BAÑO El director de medicina aguda del Hospital Universitario Centro Sur de Wuhan, Peng Zhiyong, aseguró que el personal sanitario de su centro está saturado y que, en ocasiones, debe trabajar sin comer, beber o ir al baño ya que no hay trajes protectores de sustitución. En su hospital, nadie descansó un día desde el 7 de enero.

Pedido chino Las autoridades chinas pidieron al resto de los países que actúen con “responsabilidad” y que no contribuyan a la psicosis general.