Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de julio de 2021
  • Actualizado 11:25

Casos globales suben 11.5% y OMS recomienda vacunar embarazadas

Los infectados tuvieron una incidencia principalmente en Europa y Asia con un 20% de aumento. Aumentan otros grupos en las prioridades de inmunización.

Una enfermera prepara la vacuna antes de aplicarla en Australia. EFE
Una enfermera prepara la vacuna antes de aplicarla en Australia. EFE
Casos globales suben 11.5% y OMS recomienda vacunar embarazadas

Los casos globales de COVID aumentaron un 11.5% la semana pasada, con subidas de doble dígito en casi todas las regiones, y el mundo se encuentra en un momento de la pandemia "muy peligroso", advirtió ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS), al mismo tiempo de recomendar incluir a las mujeres embarazadas y a los niños que padezcan enfermedades crónicas en la lista de prioridad para la vacunación. 

"Después de 18 meses, es una situación muy preocupante", subrayó en un encuentro en redes sociales la estadounidense jefa de la unidad técnica anticovid de la OMS, María Van Kerkhove, quien señaló que los fallecidos en los últimos siete días también subieron, aunque de forma más moderada (un 1%).

En Europa, los casos del 12 al 18 de julio aumentaron un 20% con respecto a la semana anterior, mientras que en el sur de Asia el crecimiento fue del 30%, en el este del continente asiático de casi el 30% y en Oriente Medio los contagios subieron un 15%, detalló Van Kerkhove.

Los factores que explican este aumento, subrayó, son la expansión de variantes más contagiosas, como la Delta, el aumento de los movimientos de personas y la socialización, y un "uso incorrecto de las medidas de salud pública", advirtió.

EMBARAZADAS Y NIÑOS

Tras analizar la actual situación de la enfermedad, el Grupo Asesor Estratégico de Expertos de la OMS, que asesora sobre el uso de vacunas en la actual crisis sanitaria, decidió incluir estos dos grupos en la lista de pacientes prioritarios, donde ya se incluía a personas de la tercera edad, trabajadores sanitarios y adultos con enfermedades crónicas.

En el caso de las embarazadas, los estudios también sugieren que hay mayor riesgo de que sus recién nacidos necesiten cuidados intensivos tras el parto si contraen la enfermedad.

El grupo de expertos también examinó la posibilidad de incluir a las mujeres lactantes en esta lista de prioridad, aunque por ahora considera que no hay evidencias de que corran un mayor riesgo de padecer formas graves de COVID-19.

Asimismo, el SAGE recomienda no dejar de alimentar a los niños de estas madres con leche materna en caso de que se hayan vacunado.

La lista de prioridad debe utilizarse especialmente en aquellos países con un suministro muy limitado de vacunas.