Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 17 de octubre de 2019
  • Actualizado 06:57

Cae “policía hot”, líder de peligrosa banda criminal

Cae “policía hot”, líder de peligrosa banda criminal

Johana Gauján, de 26 años, denominada “ policía hot” por las fotos que publicaba en sus redes sociales, y su suegro, José Luis Gianfelice, de 56, quedaron detenidos luego de presentarse en la UFI N° 15 de La Plata, tras permanecer prófugos de la Justicia desde principios de julio pasado, cuando la Cámara de Apelaciones denegó sus pedidos de eximición de prisión.

Amante de los perros y fanática de su cuerpo, Johana Gaujan (26) había tenido un fugaz paso por la Policía bonaerense. Dos años después de haber entrado a la fuerza más numerosa del país fue exonerada, acusada de robar autos en sus días de franco. Y ahora la ex agente quedó detenida por integrar una banda que cometía robos con el recurso de la tecnología: para espiar a sus potenciales víctimas, se valía de un dron.

Según fuentes de la investigación, la mujer, con el dinero de los robos, se sometió a una cirugía estética para aumentar el tamaño de su busto. Además, sumó algunos tatuajes e hizo viajes que mostraba en sus redes sociales.

La sospechosa fue arrestada por la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata junto a dos hombres, uno de los cuales era pareja de Gaujan. Les imputan al menos 17 casos en la capital provincial y barrios periféricos.

Todo se descubrió a partir de la denuncia de un ciudadano de nacionalidad japonesa, de 81 años, quien a las cuatro de la madrugada del 21 de abril pasado fue asaltado por cuatro ladrones en su casa de la calle 420 y ruta 36, en la zona de Arturo Seguí.

Cuando la mujer se levantó para ir al baño, situado en la parte externa de la propiedad, los delincuentes la amenazaron con armas de fuego y cuchillos. Tras robarles todo lo que pudieron, escaparon en el auto del dueño de casa. El dato clave lo aportaría este hombre: días antes había visto sobrevolar un dron mientras se encontraba en su domicilio.

Tras su denuncia, se constató que a otros vecinos les había pasado lo mismo. Luego de la llamativa presencia del aparato, los asaltaron.
Un comerciante del barrio declaró además que les extrañó la presencia de vehículos sospechosos los días de los robos: una camioneta Volkswagen Amarok blanca, otra Toyota Hilux blanca, un auto Volkswagen Scirocco negro, un Peugeot 208 rojo y un Peugeot 308 blanco.
El dron les daba a los delincuentes información valiosa: el movimiento en las casas y la cantidad de personas que había.