Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 13:10

Bolivia entre los peores países que respondieron a la pandemia, según estudio en Australia

Un paciente con coronavirus intubado es atendido por enfermeras. Dico SolÍs
Un paciente con coronavirus intubado es atendido por enfermeras. Dico SolÍs
Bolivia entre los peores países que respondieron a la pandemia, según estudio en Australia
Bolivia se encuentra entre los peores países que respondieron a la pandemia junto a Estados Unidos, Brasil, México y Colombia, entre otros, según un estudio que mide el índice de comportamiento frente a la COVID-19 publicado por el instituto Lowy en Sydney, Australia.

El estudio, tomó en cuenta a 98 países de todo el mundo para una evaluación tomando en cuenta la geografía, los sistemas políticos, el tamaño de la población y el desarrollo económico. Bolivia ocupa el puesto 93.

El primer puesto, por mantener a raya el virus, lo obtuvo Nueva Zelanda con cierres fronterizos, bloqueos y testeos masivos. A esta le siguen países como Vietnam, Taiwán, Tailandia, Chipre, entre otros.

Un dato que aclararon los científicos es que las naciones más pequeñas, con poblaciones de menos de 10 millones de personas, parecían tener algunas ventajas.

"En general, los países con poblaciones más pequeñas, sociedades cohesionadas e instituciones capaces tienen una ventaja comparativa para hacer frente a una crisis global como una pandemia", dijo el informe.

Líderes, claves en la baja calificación de algunos países de América 

Pero del lado de los que no salieron bien librados, Brasil fue el peor calificado: quedó en el último lugar seguido muy de cerca por México, Colombia, Irán y Estados Unidos.

Y es que el gigante latinoamericano ha registrado más de 218.000 muertes por COVID-19, una cifra solo superada por Estados Unidos

China, excluida de la lista por falta de información 

China, donde se identificaron los primeros casos en diciembre de 2019, no se incluyó en la clasificación. Los investigadores de Lowy dijeron que la razón fue la falta de datos disponibles públicamente sobre las pruebas.

Y es que Beijing ha tratado agresivamente de manejar las percepciones del público sobre su manejo de la enfermedad, con arresto de reporteros y gran control de la información al público, mientras intenta mostrar que su sistema es preferible a otros, muchos de los cuales han flaqueado gravemente durante la crisis.