Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 19:01

Autoridades de EEUU achacan repuntes de COVID-19 a imprudencia de ciudadanos

Una familia de asiáticos en el condado de Miami-Dade, EEUU
Una familia de asiáticos en el condado de Miami-Dade, EEUU
Autoridades de EEUU achacan repuntes de COVID-19 a imprudencia de ciudadanos

Las autoridades de Estados Unidos hicieron ayer llamamientos a la responsabilidad de los ciudadanos para evitar imprudencias y frenar la expansión del coronavirus en el país, que supera los 2.5 millones de casos y roza los 126.000 muertos, con repuntes graves en Florida, Texas y Arizona.

El principal epidemiólogo del Gobierno estadounidense, Anthony Fauci, lamentó que algunos estadounidenses hayan abandonado las medidas de precaución frente a la COVID-19.

"Lo que ha ocurrido, adivino que, de forma comprensible, aunque no obstante lamentable, es que la gente ha adoptado una actitud en algunos lugares de todo o nada. O te encierras o lo dejas ir e ignoras muchas de recomendaciones de distancia social, de llevar mascarilla, de abstenerse de dar la mano o de evitar grandes multitudes", reflexionó Fauci en una entrevista con la CNN.

UNA RECETA PARA EL DESASTRE El experto indicó que incluso en estados que están solicitado a los ciudadanos que sigan esas medidas "hay multitudes, no hay distancia social y no están llevando mascarillas".

"Esta es la receta para el desastre -alertó-. Es algo de lo que he hablado una y otra vez".

Los expertos apuntan que debido al incremento de los casos, Florida se vislumbra como posible nuevo epicentro de la pandemia en EEUU, donde hasta ahora el principal foco ha sido Nueva York.

El Departamento de Salud de Florida informó ayer de que el estado registró 5.266 casos nuevos de COVID-19 en las últimas 24 horas, una cifra muy por debajo de las de los tres últimos días, aunque puede deberse a que el domingo se realizaron muchas menos pruebas que el sábado.

Aun así, en Miami-Dade, principal foco de la enfermedad, la pandemia no da respiro y los contagios aumentaron en más de 1.500.

La cifra de casos acumulada desde el 1 de marzo asciende así hasta los 146.361, de los cuales hoy 3.447 (28 más que el domingo) han fallecido a causa del virus, según el Departamento de Salud de Florida.